Islas en la Red

Más de 10 años de poesía en la red

Grupo de Cooperativas de las Indias

Una entrada oportunista

Ayer escuché la muy interesante (y divertida) entrevista que los amigos de Sopa de Poetes hicieron a Ignacio (Nacho) Escuin. Hablaron de varias cosas, de poesía, de fútbol, y se puso sobre la mesa en qué se parecían ambas actividades, y en la conversación quedó en el aire qué sería el gol en poesía. Me atrevo a proponer algo: el gol es el hallazgo, eso que hace que el libro se te escape de las manos porque necesitas coger aire para asimilar la maravilla de una imágen, o la pelota de tenis que se te traba en la garganta al tratar de leer un poema en voz alta, porque la carga emotiva que le pones te puede. (Juan Gelman dice en esta entrevista en la revista Agulha que la lectura de poesía es autobiográfica. No se puede explicar más breve ni mejor).

Y los hallazgos son como los goles, escasos, salvo que juege Messi, claro.

Y enganchando, con esta temática poético-futbolera, les cuento. No soy muy de fútbol yo, quienes siguen este blog saben que a mí el deporte que me pone los pelos de punta (en ocasiones, en otras me acompaña la siesta, pero ah, qué ocasiones) es el ciclismo. Pero resulta que me ha salido un hijo culé (feroz, enfermízamente -en mi opinión- culé) qué la vemos a hacer. Y al él, Jorge, le dedico este poema que escribí hace un tiempo y que ahora, oportunistamente, comparto con ustedes, porque, aunque, como digo, no soy un futbolero, sí creo saber cuando hay belleza en algo… Estuve a punto de leerlo en octubre en Valencia, porque un poeta debe a veces conocer el riesgo 😉 , pero, que quieren, no me atreví.

Y aquí les va:

Barça 2009

Hay dos maneras básicas
De simplificar un juego de infinitas opciones
(un objeto en movimiento / veintidós pares de piernas diestras /zurdas /
22 cerebros sin contar a los técnicos /el clima / el público / la prensa / el estado del
césped… )

La épica de la cabalgada sin freno
Contra el área enemiga
la de la resistencia enjuta en la última línea de defensa

y la lírica de devolver al juego
su raíz infantil         al rondo

pasar la pelota rápida y felizmente
todos tocan y pasan todos juegan y al final
en un relámpago imprevisto
explota la alegría contra la red

y es la fiesta

«Una entrada oportunista» recibió 0 desde que se publicó el 18 Mayo, 2010 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Daniel Bellón.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.