Islas en la Red

Más de 10 años de poesía en la red

Grupo de Cooperativas de las Indias

Un curso de poesía moderna en dos entrevistas

Un breve curso de poesía moderna en dos entrevistas a dos poetas ineludibles: José Kocer e Igor Barreto, hablando del papel del poeta y de los poderes y carencias de la poesía.

a las que he accedido gracias a Ernesto Suárez. De dos maestros: José Kozer y de Igor Barreto, en las que se dicen cosas tan interesantes como estas:

Kozer:

todo ese gesto minoritario y paranoico, sacrificial y cuasi religioso y de vidente a la Rimbaud, ha sido por suerte soslayado y echado por la cuneta abajo, ya que no quedaba del mismo ni ápice de verdad, y se había convertido en un lastre surgido del peor y más degradado romanticismo. No es lo mismo Coleridge o De Quincey, Shelley o Keats, o los grandes románticos franceses y alemanes, que esos poetastros romanticoides de gesticulación rompe y rasga que imprimían a su falta de talento y chorrada poética un brillo falso, oropel engañoso, que lo único que hizo fue confundir y aumentar la ignorancia de los pichones de lector o de poeta, llevándolos a creer que lo epatante era en poesía lo más alto, fundamento verdadero de creación.

Ese individuo, por así decir, hace su poema, que en general lo sorprende en cualquier momento del día, y hecho el poema, tras revisarlo a satisfacción, pasa a hacer la vida normativa de cualquier persona del mundo actual: es padre o madre, trabaja para mantenerse y ayudar a mantener una familia, que por regla general tiene, viste de manera más bien generalizada, nada extravagante ni estrambótica, come lo mejor que puede, bebe con comedimiento y no con ansias de destrucción y chilladeras, se siente responsable de una vida que tiene que ver con la familia, el país al que pertenece, su época y siglo. En este sentido el poeta no tiene nada de particular: lo único que lo distingue del común de los mortales, y en su momento, es que en ciertos momentos, repito, escribe un poema. Esa manera de ser, ese comportamiento vital es nuevo en la historia de la poesía, y creo separa de manera tajante lo anterior, sea parnasiano, simbolista, romántico o neoclásico, de lo actual, que si bien se piensa resulta menos clasificable dada la capacidad de simbiosis, de mezcla continua, y de amalgama que contiene hoy por hoy la vida del poeta, ese híbrido, y su poesía, ese otro híbrido multirreferencial.

el poeta actual, y sobre todo el joven, sospecha, y con razón, de toda esa faramalla ostentosa que implica el deseo de ser mirado, objeto de ajena devoción, centro del mundo y hasta del Universo, ente único y sin par. Todo eso se ha ido o se está yendo al diablo, a pasos agigantados, y creo que es parte de una labor de saneamiento y de recuperación de la poesía como algo sin duda personal y único pero que es a la vez de todos y para todos, general y mudable, cambiante, pero no barato cambalache ni competencia: las vacas sagradas de la poesía castellana ya no existen; donde hubo un Lezama, un Haroldo, un Vallejo, un Neruda, un Paz, hoy hay poetas varios escribiendo en distintos países y circunstancias pero sin considerarse unos mejores que otros, superiores y participantes de una carrera de galgos o pelea de gallos que en estos momentos no tienen sentido y considero muertas.

Y Barreto:

Recuerdo ver a mis amigos jugando baloncesto, sus movimientos en la cancha, el momento en el que hacen una finta para escaparse del oponente y encestar. Lo mismo pasa con las palabras. Hay que saber hacer fintas, burlar las palabras para ensanchar sus posibilidades significativas siempre con la conciencia, como dice Paul Valéry, de que la situación poética es una que vive fundamentalmente en el lector, no en el poeta. Y para eso hace falta mucha astucia por parte del escritor, saber burlar las trampas de las palabras, las posibles prohibiciones que, a veces, la misma tradición trata de imponerle al escritor.

Yo creo que somos muchos, creo que debemos ser mínimo diez. En la medida en que uno lo piensa más se multiplican las posibilidades. Esa es una de las cosas maravillosas de la literatura: el descubrimiento del otro y de lo otro. Eso nos vuelve más tolerantes. La escritura es una forma de descubrir esos otros que nos habitan.

«Un curso de poesía moderna en dos entrevistas» recibió 0 desde que se publicó el 15 Marzo, 2017 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Daniel Bellón.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.