Islas en la Red

Más de 10 años de poesía en la red

Grupo de Cooperativas de las Indias

Tonterías ante la incertidumbre

Bueno, me he hecho el remolón para entrarle a este tema básicamente por su falta de interés de verdad, otra cosa es que a uno una buena polémica le de vidilla… Les cuento: resulta que la potente colección de poesía Visor ha publicado una nueva antología de poetas “jóvenes” o “nuevos” (es curioso como se estiran estos conceptos en el ámbito de la poesía, tal vez como reflejo de una sociedad en permanente adolescencia). Bueno, eso, una más de las yanisé cuantas antologías de poetas jóvenes o nuevos se han publicado en los últimos cinco años, desde todas las perspectivas posibles (de género, de relación con internet, de su admiración por tal o cual poeta…). Y, como en todas ellas, poemas excelentes, buenos y malos… Esta antología, sin embargo, se diferencia de otras por varias cuestiones que merecen consideración: una, que rompen el límite fronterizo de los estados para tratar de abarcar el más natural (al menos si hablamos de poesía ) de la lengua, de modo que recoge autores de varios países hispanohablantes. Me parece un acierto. Dos, los atrevidos autores prologan su colección de poemas con un manifesto, “Defensa de la poesía“, en el que despotrican de toda escritura poética que no coincida con la que dicen abanderar ellos, basada en una supuesta claridad, comunicativa  y receptáculo de una “nueva” sentimentalidad que nos permita afrontar estos tiempos “de incertidumbre”, todo basado en un argumentario pobre y ferozmente sesgado, que se comenta solo, la verdad.

El agresivo (ojo, no me parece mal un poco de agresividad y fervor crítico en un manifiesto poético, eso ha sido así desde que se inventó el género) manifiesto ha recibido respuesta por parte de poetas que sólo piden que se respete la existencia de diferentes poéticas, de escrituras y tradiciones plurales y no se les agreda gratuitamente. Cómo no suscribir tal respuesta, de hecho creo que cualquiera podría hacerlo, y que ese es uno de sus problemas…

Yo voy a ir un poquito más allá (solo un poquito, y tratando de ser “buena gente”…) desde mi muy humilde posición de poeta ultraperiférico habitante de unas islas casi invisibles tras la imagen de playa y sol, y, como decimos en ellas, si alguien se ofende dos trabajos tiene…

Una: Leo el manifiesto y me da un ataque de ego al pensar que se trata de una operación de “El canon contemporáneo, el juego de estrategia“, calcadita de lo que cuento en mi “El poeta en la ciudad digital“. A saber: poetas “jóvenes” (¿Sigue uno en la gaveta de “joven” con 38 añotes? Caramba, yo a esa edad ya tenía dos hijos y me sentía muy mayor…) que reivindican el centro de terreno de juego, apoyándose en unos “mayores” muy bien ubicados (Les remito a la lista de sus referencias que el manifiesto recoge y sobre la que habría mucho que hablar) y atacando a un supuesto enemigo, que, desde mi punto de vista, apenas existe más allá de su imaginación (y tal vez por desgracia).

Dos: Porque yo me lanzo a repasar las variadas antologías de poesía joven que han ido saliendo en los últimos cinco años, y que recogen a poetas de una quinta similar, y, chicos… yo no acabo de encontrar a poetas que trabajen desde “los discursos fragmentarios, el irracionalismo como dogma y el abuso del artificio”, más bien todo lo contrario… desde mi punto de vista la mayor parte de la escritura poética joven española (no me atrevo a extender esta de por sí generalización a otras fronteras) se caracteriza por ser lineal, clarita y reacia a la experimentación, aunque los discursos justificativos, también conocidos por “poéticas” puedan ser diferentes. Torpe seré, pero no encuentro a esos “jóvenes poetas actuales” que “se han adscrito a una tendencia tan experimental como oscura que no puede entender nadie”. Cuando encuentro a un poeta “escuro”, casi siempre cumplió los cuarenta hace un tiempito o está en sus alrededores. Así que los poetas “ante la incertidumbre” se inventan el enemigo, lo que está bien, porque un enemigo siempre conviene.Una interpretación más triste sería que apuntan al “enemigo” de sus “mayores”… eso sería una lastima.

Tres: el manifiesto está escrito en un tono que nos haría pensar que procede de poetas marginados a silenciados por el poder (por alguno, oiga) político o/y literario… pero echas un vistazo a las biografías de las y los autores y parece que la mayor parte se encuentran bastante bien ubicados (felicidades, oiga): premiados frecuentes, directores de festivales de poesía… ocupando, en fin, posiciones de poder (poder ridiculo, OK,estamos hablando de poesía). No se les ve muy en peligro o marginados, la verdad.

y Cuatro, y lo que me gustaría dejar claro en lo que a mí y a mi escritura respecta. Dicen los antologados ante la incertidumbre política, social, ecónomica y de valores que parece rodearnos que “La poesía puede arrojar algo de luz para alcanzar algunas certidumbres necesarias”. Pues vale, yo aviso: si alguien busca certidumbres en la poesía creo, sinceramente, que equivoca su función y la de la escritura poética de manera radical. Pienso que si busca usted certidumbres en este caótico comienzo de siglo (el caos es un orden que no hemos acabado de entender, dijo el matemático francés Poincare) debe dirigirse a la muy visitada balda de libros de autoayuda, donde encontrará un amplio catálogo de certezas y recetas para manejarse en la vida. Que la mayor parte de esos libros están escritos en un lenguaje simplón, monosémico y superficial, y llenos de recetas reconfortantes o autoculpabilizadoras, no le importe; lo importante es que se entienden y que nos dan certezas.

Y, siento decirlo, que nadie espere de mí ni de lo que escribo “certidumbres necesarias” porque, a: no las tengo, qué le voy a hacer, más allá de aquellas básicas que están en la raíz de lo que es ser humano. B: no pienso que la función de la poesia sea aportar certidumbres de ningún tipo, salvo que estemos hablando de poesía de servicio (servicio a unas ideas, servicio a un clan, servicio a un estado, servicio a un partido, a un “movimiento”…) que, ojo, me parece respetable y una línea de gran tradición, pero en la que me niego a servir, al menos militantemente.

Pienso con otro poeta de mi quinta “ya no eres joven ni de coña, pero aún no llegas a venerable”, Álvaro García, en su “Poesía sin estatua” que ” la poesía es la gran ironía grave de someter a destrucción incluso la certeza sobre lo aparente. La poesia basa su vitalidad en el ejercicio de descreer de lo sobreentendido, de lo más aceptado, por nimio, en la costumbre. Y de descreer también en el cliché de lenguaje que parece bastar para lo cotidiano.”

Es sabido ya (sabido cientificamente, demonios) que no hay comuncación “clara”, salvo que nos movamos en el territorio de la manipulación y de la imposición  (o del pacto) de significados. Eso lo sabe cualquier persona del mundo del Derecho, por eso muchas normas empiezan casi con un “diccionario” que defina “de qué hablamos cuando decimos tal palabra”. Toda palabra relevante está cargada de múltiples significaciones y de referencias personales, en su mayor parte intransferibles. Por eso el lector termina el poema y la hace radicalmente propio, porque lo carga con su propia carga, y por eso lo alimentará de sus propios sentidos, y eso es una cosa fantástica de la poesía… Lo otro es considerar que “tu” experiencia es “la” experiencia, que “tu” mensaje es “el” mensaje,y que “tu” verdad es “la” verdad. En poesía, por fortuna no existe ni “el bien común” ni “lo correcto”, y creo que así debe ser defendida de los animosos torquemadas de turno.

Hala, ya le puedo dejar el ordenador a mi hijo 😉

«Tonterías ante la incertidumbre» recibió 3 desde que se publicó el 18 Junio, 2011 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Daniel Bellón.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Como siempre que leo los artículos del blog saco partido. Enhorabuena, el sitio web se ha convertido para mí en una referencia. Podré estar o no de acuerdo con algunos planteamientos pero siempre es enriquecedor leer los artículos colgados. Felicidades nuevamente, seguid así y animo a la gente a que participe con sus comentarios en este tipo de sitios educativos porque la verdad es que son de un valor enorme en esta época de internet.
    Ánimo y suerte con las publicaciones, os seguiré

  2. No hace falta estar de acuerdo todo el día, una vida así sería muy aburrida ;-). Muchas gracias por tus amables palabras.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.