Islas en la Red

Más de 10 años de poesía en la red

Grupo de Cooperativas de las Indias

Tonino Guerra

A través del ineludible blog de Germán Machado me entero esta noche de la desaparición de Tonino Guerra. Guerra se hizo famoso como guionista de los grandes del cine italiano… pero yo lo descubrí directamente como poeta a comienzo de los noventa, gracias a la publicación por Ediciones La Palma de “La miel”, en edición trilingüe de Juan Vicente Piqueras… trilingüe, porque el gran guionista italiano, cuando se sentaba (o levantaba, lo bueno de la poesía es que puede brotar casi en cualquier posición) a escribir poesía, lo hacía en la más íntima lengua materna: el dialecto.

El dialecto es ese idioma que no llega a serlo, o que no es admitido como tal, porque no supera los límites de su comunidad real (unos cuantos pueblos, una comarca, un valle…a veces un puñado de familias) o porque, aunque extendido, no recibió nunca el soporte de un aparato estatal o similar que lo vuelva bandera o lo imponga en el filo de una espada. El dialecto es la palabra no mediada por el aprendizaje -como decía, la más íntima, radical lengua materna- que en el caso de Guerra,a quien nadie podía discutir su destreza con el italiano “oficial”, fue el romañolo.

Guerra daba lecciones sin querer, la primera esta: la ligazón de la poesía a la raíz social y personal, ajena al festejo y al juego floral. Decía su editor, a quien nunca estaré suficientemente agradecido, Juan Vicente Piqueras, en su prólogo de “La miel”: “En Pennabilli vive un gran poeta que da gratis lecciones de humildad pequinesa”.

Germán habla en su entrada del efecto que el poeta Guerra le causó… para mí el descubrimiento de “La miel”, y después de su poesía completa, fue una de esas experiencias que marcan una raya, y que, de algún modo, me confirmó en mi tendencia a alimentar mis poemas con lo que en mi caso es una especie de lengua materna de adopción: la variante isleña del castellano, con sus diminutivos que alimentan nuestro sentido del mundo, con sus portuguesismos y palabras venidas del Caribe que nos recuerdan nuestra condición atlántica. Alongado a este tiempo de desazón, releo a Guerra, y sus poemas nos recuerdan de donde venimos.

Aquí dejo en romañolo uno de sus poemas más celebres: La Farfala (pueden encontrar su versión en castellano en la entrada de Germán):

LA FARFALA

Cuntént própri cuntént
a sò stè una masa ad vólti tla vóita
mó piò di ótt quasnt ch’im’liberè
in Germania
ch’am sò mèss a guarde una farfàla
sénza la vòia ad magnèla.

Y aquí La casa nueva, en versión de Juan Vicente Piqueras:

LA CASA NUEVA

LLEGA siempre el momento en que todo el mundo piensa
en hacerse una casa
en el prado que se ve desde la ventana
y entonces le confiesan a la novia
que están ahorrando
una lira, dos liras, tres liras, cada día.
.
Después de cinco años rompen la hucha
y apenas hallan dinero suficiente para comprarse el anillo
y unos trapos para ponerse el día de la boda,
así que acaban durmiendo al fondo del pasillo
en una cama que chirría y todos los oyen.
.
A veces siguen hablando de hacerse la casa,
creen que ganarán la lotería porque han soñado
un caballo, un hombre que decía que sí con la cabeza
o una gallina muerta en el gallinero.

«Tonino Guerra» recibió 1 desde que se publicó el 25 Marzo, 2012 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Daniel Bellón.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. Farfalla dice:

    […] Ana Pérez Cañamares nos recuerda que hoy es el quinto aniversario de la desaparición del gran Tonino Guerra, el poeta que escribía poesía en dialecto para librarse del peso normativo de la lengua […]

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

El Correo de las Indias es el agregador y plataforma de blogs de los socios del Grupo Cooperativo de las Indias y es mantenido y coordinado por los miembros de la comunidad igualitaria de las Indias