Islas en la Red

Más de 10 años de poesía en la red

Grupo de Cooperativas de las Indias

Resumiendo…

Vaya, tres semanas el blog en hibernación no es muy frecuente, pero  primero los achaques y después el trabajo me han mantenido fuera de juego más de lo habitual. En medio de esta parada desaparecieron dos de aquellos poetas que recogió José María Castellet en su célebre antología “Nueve novísimos poetas españoles“: Ana María Moix y Leopoldo María Panero. La orgía obituaria alrededor de este último ha conseguido revolverme las tripas, pero bien. Tal vez es que andaba delicado del estómago aún… Leopoldo Maria Panero sufría desde hace muchos años una dura enfermedad mental que lo llevó a su ingreso, primero en el famoso manicomio de Mondragón, y después en la Unidad Psiquiátrica de Las Palmas de Gran Canaria, donde parece ser que gozaba de un trato más soportable o el clima ayudaba. Como habitante de Las Palmas me he cruzado a Panero en múltiples ocasiones, y lo he visto dormir en bancos en la calle Triana, perdonen la dureza de la imagen, con una mochila a los pies y el rastro de los vómitos a su alrededor.  No parecía tener tanto amigo íntimo entonces como han brotado ahora como setas (parece que no hay poeta de cierta edad que se precie sin su foto con Panero, la mirada perdida y la boca abierta). Algunos han hasta “coescrito” libros con Panero en estos años de enfermedad… ante esos libros nunca pude evitar sentir que emanaban cierto aliento de ave carroñera. Tengo para mí que lo que cuenta Bruno Marcos que contaba su hermano Michi: “que todos presumían de ser amigos del gran maldito pero que cuando se corría la voz de que a Leopoldo le soltaban del manicomio se iban a Civitavecchia.”, también le pasaba en Las Palmas. Desde el romanticismo hay como un cierto halo de glamour alrededor de la figura del poeta/artista loco (Ese Holderlin, ese Van Gogh…). Asqueroso glamour, digo yo. He escuchado elogios a la locura de personas que, seguramente nunca han tenido un familiar afectado por una enfermedad psiquiátrica, con su estela de destrucción personal y familiar. Los mismos tópicos de mierda de siempre, dichos con esa voz de “yo lo sé todo” que hace que me aparezcan eccemas en los brazos.  Cuando yo me he encontrado eventualmente en estos años a Leopoldo María Panero en Las Palmas, siempre me pareció que estaba ante, con todo el respeto  a su íntimo sufrimiento y al de su verdadero entorno, un despojo; esto es: alguien tan despojado de sí que ya no era. Y ahora que ha muerto, creo que, verdaderamente, descansa en paz. De Panero me gusta esta foto mucho más que todas esas que circulan por ahí. Una foto de cuando era, encontrada en ese magnífico blog que es  Los onirocríticos.
Y la vida, esa gran indiferente, sigue. Tengo a mi amigo Ernesto Suárez, leyendo sus poemas en Madrid el próximo jueves,  a las 18:00 en La Corrala de la UAM, C/ Carlos Arniches 3 y 5, Lavapiés,
y el viernes, él y Carlos Bruno presentan Ruido o Luz en Madrid, en el Centro de Arte Moderno, C/ Galileo 52, a las 20.30. Una noche que promete…

«Resumiendo…» recibió 0 desde que se publicó el 10 Marzo, 2014 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Daniel Bellón.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

El Correo de las Indias es el agregador y plataforma de blogs de los socios del Grupo Cooperativo de las Indias y es mantenido y coordinado por los miembros de la comunidad igualitaria de las Indias