Islas en la Red

Más de 10 años de poesía en la red

Grupo de Cooperativas de las Indias

¿Quien previó la crisis? Los poetas I

No todos, claro está… siempre me hace gracia cuando alguien mantiene todavía el discurso de que el o la poeta es alguien que vive en otra dimensión de la realidad, fuera de las complicaciones que perturban la vida de las personas, al menos a la hora de escribir sus poemas. Aunque, bien mirado, puede que eso no sólo le pase a los poetas. Otro colectivo dado al ensimismamiento y a tratar de mantener las miserias de las vidas humanas lejos de su trabajo (con efectos más dañinos) es, sugiero, el de los economistas.

Aún se escuchan conversaciones acaloradas sobre quien o qué sapientísima institución o “Think tank” o similar vio o dejó de ver venir la presente crisis económica, o la dimensión que ha llegado a adquirir. Yo propongo una respuesta alternativa. Hubo un puñado de poetas que, en pleno éxtasis ladrillero y consumista, avisaron de que algo no iba bien, que los resultados de esos tiempos de aparente bonanza no nos iban a gustar. Podríamos denominarlos (de cara a futuros expertos en diseccionar la diversidad de la poesía) como “los aguafiestas”, y creo que no les iba a molestar.

El puñado de poemas que reproduzco se escribieron en medio de ese ciclo burbuijeante que va de finales de los 90 hasta 2008. Después de esa fecha, y especialmente, a partir de las manifestaciones del 15 M, han brotado poetas de la protesta de debajo de las piedras, y algunos veteranos han corrido a reconvertirse… pero, como dice el proverbio canario “a conejo ido, palos a la madriguiera”.

¿Quienes vieron venir la crisis pues? Unos cuantos poetas:

No está mal este aviso de Antonio Orihuela, de su “La edad del hierro” 1997, que ya apuntaba a la actitud que nos ha traído aquí:

Cada vez, veo más gente
con una venda
puesta en los ojos.

Incluso he visto gente, a las que,
habiéndoseles movido un poco

se la vuelven a colocar correctamente.

—–
o este “Iierra de conejos” de Jorge Riechmann, publicado en “Poesía desabrigada”, 2006,. descripción breve pero muy efectiva del espíritu de la época:

Entraña
va bien, dijo el ogro, mollejas,
tripa, hígado crudo, entresijos,
todo muy muy muy requete bueno
para comer

——–

Carlos Bruno, en su “Surge el viento” de 2006, nos recordaba que los ciclos existen:

Se levanta la polvasera.
Es cruel como un niño en los toboganes.
Nos lanza piedras tan pequeñas como montañas y tira a dar.
Picana, piscina, golpes sin marca o patadones hasta reventar.
Y una y otra y otra.
Todas juntas en racimos y se detiene y nos creemos
que ya no lo hará más.
Pero no es cierto.
Volverá a levantar tierra sobre nuestras piernas al aire
y nuestros rostros al aire y nuestros brazos, culos
y espaldas al aire e intentamos protegernos
la entrepierna al aire y maldeciremos la crueldad,
que ya se detuvo t creemos que no lo hará más.
Y vuelve.

—-

o esta especie de anuincio de la llegada de La Troika a nuestras ciudades y servicios públicos, de Pedro del Pozo, de su libro “Distancias”,. escritos en el límite de la “ëpoca dorada” (para unos más que para otros, como se suele olvidar cuando se avientan discursos dirigidos a culpalbilizar al conjunto de la sociedad del saqueo sistemático llevado a cabo por parte de personas con nombre propio y apellidos):

EXTRAÑOS TIPOS LLEGARON A LA CIUDAD
envueltos en promesas de amistad y alegría-
insistían en que nuestras vidas eran
en trozos de papeles en blanco que pertenecían a un gran libro
y que nuestro tiempo podía convertirse con un pequeño esfuerzo
en una hoguera infinita de dulzura-
menuda banda de juerguistas–

—–

o la referencia en los alrededores de 2006 al fantasma que ahora mismo recorre casi todos los rincones de Europa, al que en aquellos entonces se consideraba casi extinguido: EL PARO, en un un poema de Daniel Macías Díaz, en “Las aventuras de Imperio Sevilla”:

EL PARO
.
Se levantaban vientos naranjas
en la esquina del café Europa,
y con ellos trabajas, sí, ¡trabajas!
en la mesas redonda, como obrero de la no-acción.
Y el café se enfŕía al tiempo que se enfrían tus mejillas,
porque estás construyendo con tus misteriosísimos medios hábiles T
residencias palaciegas para hijos y nietos póstumos.
Se iluminan las farolas de la plaza del Pan y cierran los comercios,
y ya sin sol y sin testigos te agigantas
más allá del marco de una piel criada en el tiempo,
invadiéndolo todo, delicado, indestructible,
tan ligero como las pelusas de la flor del caro corredor.
.
En la carpeta negra está el curríiculum de un extraño
que no dice nada de quién despertó arropado por las brumas mañaneras
en los aposentos destechados de los señores de Xunantunich…
¡Ay, porvenir!

——

Pero si hay un poeta cargado de energía profética, es Enrique Falcón; aquí está un poema escrito en 2005 que leído desde estas fechas…Con el acabo esta primera de esta tanda de prospectivas que, bastante antes de 2008 y con mucha antelación al discurso general de la economía, ya avizoraron lo que vendría. Creo que me queda material para una segunda y tal vez una tercera:

Negación del héroe y su furor
.
Comeremos algas cuando el puente se hunda
y trepen los caídos en mi boca por los mástiles del llanto
hablando de las cosas que provocan el luto
y quien y fue así? — Y el ahogo.
Saldrán las moscas lentas lentas allí donde se sabe
que se cansan los faroles de puro fango lento
y la luz es verdadera
y hay críos en los cuartos
creciendo, pudriéndose y estallando.
Serán las horas tiernas y los quiénes,
la evaporación de sus derechos,
la zambullida a ras de tierra en las basuras
y el hombre del puñal a ras de llanto
que vuelve, definitivo, a levantar el puente.
—–

«¿Quien previó la crisis? Los poetas I» recibió 3 desde que se publicó el 12 enero, 2013 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Daniel Bellón.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Germán dice:

    Hace un rato leía un poema de Quique Falcón con el título “España en el subsuelo de la calma” y pensaba en algo parecido a lo que posteas acá. Ah, estos aguafiestas. Abrazo.

  2. M. dice:

    ¿Has leído “Mercado común” de Mercedes Cebrián (2006)? A mí, que lo he leído hace poco, me pone los pelos de punta por la agudeza de lo que refleja, la gestación de una tormenta perfecta queda perfectamente recogida.

    Muy buena entrada, te leo desde hace mucho tiempo pero es la primera vez que escribo algo aquí.

    Muchos saludos y gracias por los textos que nos propones cada semana.

    M.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.