Islas en la Red

Más de 10 años de poesía en la red

Grupo de Cooperativas de las Indias

Por una vez…

haré eso tan feo de decir “ya lo dije”, pero, qué quieren, todo esto que se cuenta en el siguiente reportaje (por lo demás superficial y blandengue) de El País “La poesía estalla en las redes” lo dejé anunciado hace casi diez años en este libro: “Islas en la red; anotaciones sobre poesía en el mundo digital”, que publicó Ediciones Idea, allá por 2005. Por el camino me ha dado tiempo de ir, de pasear por l poesía en tiempo de redes, ver cosas que me gustan y otras que no tanto, y pensar en las nuevas trampas que se puede encontrar el poeta en la ciudad digital.

Ahora, la explosión de eventos y actividades poéticas de algún modo, me genera a veces una cierta inquietud. Quiero pensar que de la cantidad se decanta siempre la calidad y que por eso, cuanto más poesía y más cerca de todos, mejor (aunque de ser esto una regla, malamente se entendería la altura de la poesía nicaragüense, país tan pequeñito, o el gran brote de poetas canarios en los años de la república, en medio de un entorno mayoritariamente analfabeto y colonial). Y no puedo evitar – el diablillo que me susurra maldades de continuo en la oreja izquierda no me deja en paz-  pensar que muchos de esos eventos: jams, duelos poéticos, etc… son, básicamente, un espectáculo de coste muy reducido, ideal para esta época de bolsillos exhaustos. Ya vendrá el tiempo y la distancia de evaluar la poesía escrita en estos años de desazón en España.

Sí quisiera recordar que la poesía siempre ha sido tecnología de la más avanzada. Un lenguaje de des-programación, si de verdad es honesta:

el poema es de por sí, de algún modo, un objeto de alta tecnología, él solito en el aire o en un papel: es pequeño, lo que es una característica típica de las nuevas tecnologías, es “nano”. Es código abierto, en cierto modo, al escribir poesía, se “hackean” las palabras, se les da la vuelta para que digan más de lo previsto, o se les da un uso alternativo, haciéndoles decir cosas diferentes quitando aquí y poniendo allá. Y, muy importante en mi opinión: todo poema verdadero es hipertexto puro, cada palabra nos conduce a una red de enlaces, de sugerencias que están por debajo de la palabra escrita o dicha, donde el lector o escuchador puede indagar, dar vueltas, volver al poema varias veces siguiendo vínculos insospechados.

de “Poesía en tiempo de redes”,  la segunda parte de “Islas en la red. Anotaciones sobre poesía en el mundo digital”.

«Por una vez…» recibió 0 desde que se publicó el 26 julio, 2014 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Daniel Bellón.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.