Islas en la Red

Más de 10 años de poesía en la red

Grupo de Cooperativas de las Indias

Mis íntimas enemistades

El pasado jueves puede asistir a la presentación del último libro de Antonio Arroyo Silva, “Mis íntimas enemistades“, en la que Antonio comentó varias cosas con las que me siento muy identificado. Dijo, por ejemplo, que el poema es su propio objetivo, porque es en el momento en que el poema se hace cuando te lo pasas en grande, y yo comparto esa impresión. Todo lo que viene detrás del poema (publicarlo, compartirlo, leerlo en público, etc.) lo asumo gustoso como cosas que hay que hacer y de las que se disfruta también, como no, pero mucho menos placenteras. También dijo Antonio, si no anoté mal, que lo que es certeza no es poesía (esta es una frase muy corta pero que puede dar que pensar durante días: las certezas no dejan espacio para nada más, no permiten la conversación, ni añadir o cuestionar. Y, siguiendo, Antonio comentó que el poeta no debe imponer, no debe saber nada; es quien lee el poema quien sabe, quien encuentra lo que busca en el espacio de expresión, reflexión y emoción que el poema ofrece.

Yendo al libro, creo que Mis íntimas enemistades es lo mejor que yo le leído a un poeta con un recorrido largo y relevante como es Arroyo Silva, con estupendos poemas y algunos versos que te dejan literalmente parado ( “la materia del cuerpo es un poro que grita” ; “que ahora todo es flor o precipicio” ; “Nosotros somos uno y es imposible/ese pacto civil del desgobierno propio” ; “el gorrión disidente que nadie escucha” ). En particular, la última sección del libro “El pan maldito”, merece un buen puñado de lecturas y se abre con este gran poema:

El pan mío de cada día
no sé de donde viene:
el pan mío de antes de comer, el pan duro
de después de cualquier hambre.

No lo pido a nungún dios,
tampoco lo daría a ningún hombre
porque a veces abruma
más que la tentación y que la ofensa.

El pan mío no aspira al perdón
sino a volver al único grano de centeno
que se quedó danzando
sin parecerse al mendrugo de mundo
que nunca quise amar.

Mis íntimas enemistades ha sido publicado en Canarias por NACE.

«Mis íntimas enemistades» recibió 5 desde que se publicó el 10 Abril, 2016 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Daniel Bellón.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. @dbelser El poema confirma las notas: da para pensar, discutir, buscarle vueltas y seguir adelante… mirando para los lados.

  2. @dbelser «el gorrión disidente que nadie escucha» me encantó la selección de versos que recoges y por supuesto el poema. Qué gran descubrimiento, Daniel! cc @david

  3. @dbelser que mejor confirmación de que los poemas son como la vida ¿no? haciendo es cuando se disfruta, el final del camino es lo que termina teniendo menos interés. Y no estoy pensando (o no solo) en la vida y la muerte sino en cada micro o macro tarea en la  que uno se mete con ganas (de vivir); la lucha por sacarlo adelante es en lo que se aprende y se disfruta. El resultado es una alegría también, pero es cierto que en el fondo, no lo es tanto. Al final, siempre hay que celebrar, eso sí, pero ¿celebramos el final o celebramos haber vivido el proceso?

  4. @maria Y tiene que ver con la cuestión de la utilidad instrumental de la poesía en los tiempos que corren. Esto es, de los poemas que tratan de tener de algún modo una función  deliberadamente "didáctica", cosa que para mí tiene su ámbito en la poesía que se escribe para niños, y dicho esto con millones de dudas, que los niños no son tontos y se quedan con la copla (nunca me jor dicho) más rápido de lo que nos queremos creer.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.