Islas en la Red

Más de 10 años de poesía en la red

Grupo de Cooperativas de las Indias

Mirtha Luz

Llevo años siguiendo, con el corazón encogido, las terribles noticias que no dejan de llegar desde México desde hace ya varios años. México es un ejemplo claro de descomposición, y pensar que eso no puede suceder aquí, o que responde a características nacionales o culturales del pueblo mexicano es terriblemente ingenuo. Allí vemos lo que sucede cuando las sociedades se desarticulan, los lazos de solidaridad social y local se rompen, y el estado, en vez de ser garante de los derechos ciudadanos, se convierte en uno más de los clanes combatientes.

Hace unos días fue asesinado el fotoperiodita Rubén ESpinosa en México DF, donde se había refugiado tras verse obligado a abandonar Veracruz, por las amenazas que, como ha quedado tristemente claro, eran extremadamente serias.

Junto a Rubén, aparecieron asesinadas cuatro mujeres, que se habían organizado para dar acogida y apoyo a Rubén en la capital federal. Apenas se las menciona, más allá de como víctimas colaterales. En realidad, su coraje y solidaridad las convirtió en objetivos por parte de un enemigo que no conoce el más mínimo límite moral.

A raíz de la noticia y gracias a Susana Albarrán, he descubierto que una de las víctimas, Mirtha Luz Pérez Robledo, era poeta y poeta con una voz original y potente, ahora criminalmente acallada.

Aquí tienen un poema de Mirtha, y más en el enlace al Periódico de Poesía, que desde el epicentro del desastre emite para el mundo un México diferente. No olvidemos a Mirtha, a las demás víctimas del terror, y cuidemos los sistemas de protección y solidaridad social que hacen vivibles nuestras sociedades. Porque la oscura alternativa está a la vista.

Ésta que soy

Frente al espejo añicos el llanto
cada lágrima una palabra cincelada en la luz
punta de lanza
mi propia voz parásito de mí
atraviesa la piel

Intersticios de mi ser
espigas del azul
concéntricos alaridos en duplicación perpetua

Ésta que soy
me mira desde adentro
se horizonta
termina de escribirse en los renglones de la sangre
en las páginas del sueño

Ésta que soy azula respiros
en los paréntesis ojos
en lo hondo del plexo solar

Se enarbola hacia la galaxia infinita
alude girasoles en los páramos asfaltados
líquenes absorbe del viento que mitiga la sed de su viaje

Ésta que soy
me mira desde adentro de otros cuerpos
se batracia
se afelina
se artropoda y pezifica
se delfina se hormiguea

Ésta que soy
desde los ojos de un poema inconcluso
desde un texto inacabado

Ésta que soy
enrarecida barca

de pronunciar un sueño me detengo
rezo los astros que se aceleran en mis palabras convocantes

Me andan las calles transparentadas de otra
copos de tiempo caen a esta realidad que me alucina

Sonoridades de lo que quiero ser y no soy
sobre la nostalgia de volverme yo
recomenzar en el principio
volverme bumerang del verbo
del tiempo
del silencio
del corazón
del ojo
de la carne
del espejo

Ésta que soy
palabra hecha mujer

«Mirtha Luz» recibió 0 desde que se publicó el 7 agosto, 2015 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Daniel Bellón.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.