Mediterraneo espiral

      1 comentario en Mediterraneo espiral

Ya en los años sesenta George Steiner nos recordaba que el primer gran poema del Mediterraneo cuenta y canta la destrucción de una antigua y espléndida ciudad junto al mar. La ciudad, el espacio en que nace el hombre libre en Grecia y Asia Menor, aquella en Occidente donde más tarde no alcanzaban los lazos de servidumbre del señor medieval. La ciudad de puertos francos donde cien raros pabellones desdoblan en el aire sus insignias navieras, y se juntan las parlas de todas las naciones con la policromía de todas las banderas. La siempre destruida y vuelta a levantar.

El segundo gran poema del Mediterraneo habla del exilio, cuenta y canta el viaje, sus trampas, sus desastres y la imposible vuelta a casa.

Tenemos aún problemas para datar los poemas de Homero. Tal vez fueron escritos pensando en la detrucción de Sarajevo o de Alepo y en la zodiacs que tratan de alcanzar la isla de Lesbos, Quíos, los mismos nombres egeos, la misma inalcanzable Itaca.

Y en esta espiral se desenvuelve la historia. Al menos en este rincón del planeta.

1 pensamiento en “Mediterraneo espiral

Deja un comentario