Islas en la Red

Más de 10 años de poesía en la red

Grupo de Cooperativas de las Indias

Los huidos

De seres y palabras en fuga habla el último poermario de David Eloy Rodríguez, Los Huidos.  Un libro pequeño, de diecisiete poemas, pero con poesía verdadera en cada una de sus páginas. Poesía concentrada, hecha con palabras cargadas de sentido y con la mira bien ajustada. Nada que ver con la anodina penuria expresiva que cada vez más frecuentemente circula bajo la etiqueta de “poesía española”, venga de la tribu que venga. En Los Huidos cada palabra es como el temblor que la sostiene, usando el conocido verso de Rafael Cadenas.

Los Huidos habla exactamente de lo que el título anuncia. De personas que huyen de una realidad opresiva que nos es común y de diferentes  puntos de fuga: La cita que abre el poemario, de Ramón Gómez de la Serna, deja ya anunciada la metáfora sobre la que se construye el libro: La mariposa vuela en la muerte clavada en su alfiler. Los tres  poemas que conforman su primera parte, giran alrededor de tres conceptos: de qué huimos, dónde huir, cómo: huir de todo lo que no nos deja ser, “huir para encontrarnos”, huir en la resistencia y en la palabra, huir de nuestra programación siendo, entendiendo, acogiendo, al otro: “Deberíamos situarnos siempre /  a ambos lados del precipicio / e imaginarnos en el barranco.”

En la segunda parte David Eloy es el huido, o el escondido tras otras voces para decir lo justo. Voces ajenas pero anejas en el momento de decir o de pensar. hay aquí un gran poema, José María Gómez Valero recibe el accesit del Premio Ciudad de Lepe, en Lepe (Huelva), con un final que habla de una intemperie que no puede evitar la más recia voluntad comunitaria:

Yo habito esta casa, la construí con versos.
Les advierto tan sólo
que todas sus puertas están abiertas,
y que no quise poner ningún tejado,
y que adentro a veces hace frío
y uno se siente solo,
triste,
horriblemente muerto.

Una de las características de David Eloy Rodríguez es el desarrollo rítmico de sus versos y cómo cuida los finales de sus poemas, cómo los versos giran hacia una conclusión que, una vez vista, parece la única coherente. Sin grandielocuencias ni, cómo decirlo, violencia gratuita. Palabras que parece pudieran surtir de cualquier par de labios apretados. Fíjense en esta estrofa final de Francis Bacon en su estudio, Madrid, 1992:

Paso mis días sobre carbones encendidos. Y no consigo más que lo que veis: bocetos sin terminar, dibujos de nada, mentiras.

La tercera parte recoge nueve huídas inmóviles. Breves poemas que retratan personas que están pero no, que han localizado sus propias y dolorosas líneas de fuga en la observación de una bombilla, en otra persona atrapada, en sueños que tienden a la locura o al desistimiento, en el silencio entre canción y canción… Hay una sensación de derrota, que cabe decir que toda huida conlleva, que sólo rompe el último poema, que es una poética y a la vez una declaración política, pues de la polis habla:

EL DESADOQUINADOR comprendía que era ardua su tarea. Pero, lejos de desanimarse, comenzó con calma a desmontar la ciudad.

Un buen puñado de eso tan escaso que es la poesía en un librito que cabe en el bolsillo de una camisa. No esperen encontrar noticia de él en los suplementos de los sábados.

Nota final: la colección Planeta clandestino es una de las iniciativas más interesantes en lo que a edición de poesía se refiere: edición artesanal, modestia y creatividad, ha ido construyendo un catálogo que, en algún momento, se revelará clave para entender lo mejor de la escritura poética de estos años. Mis felicitaciones a Ediciones 4 de agosto. Y a seguir.

«Los huidos» recibió 0 desde que se publicó el 3 junio, 2009 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Daniel Bellón.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.