Islas en la Red

Más de 10 años de poesía en la red

Grupo de Cooperativas de las Indias

Los augurios

Augurio es presagio, indicio de lo porvenir. Los medios de comunicación muchas veces recogen más augurios que noticias, más barruntos que hechos, y todos malos. Bajo esos nubarrones no dejamos de caminar y, al final, cada uno debe leer sus propias señales, avizorar  su camino tratando de que no le escriban el recorrido manos ajenas.

José María Gómez Valero es un poeta peculiar, creo, en el panorama neblinoso de la poesía española actual, llena de libros y falta de reflexión sobre su papel y su rumbo. En otras palabras, señores y señoras poetas:  qué se canta, para qué se canta, cómo ha de cantarse en tiempos sombríos, que diría Brecht. No para establecer doctrina, sino, simplemente para pnsar(nos). Gómez Valero piensa la poesía que escribe y su contexto. No tiene soluciones ni certezas (eso recomiendo buscarlas en otros negociados, no en la poesía), pero sí ha construido una escritura que se ajusta a los tiempos que corren y que nos recorren, una poesía de la contradicción, la duda y la ternura, que nos viene clavada a los 21st century schizoid men:” jugar a cosas serias / Mentir de corazón / arroparse sin sueño”.

Los augurios es el último libro de poemas publicado de José María. 52 poemas organizados en cuatro bloques. Tengo la sensación de que el poemario tiene una lectura en espiral, que parte de una biografía “de cualquiera”  y concluye con un grupo de quebradizos poemas de amor y separación. En medio, el segundo bloque habla de la posición de esa y ese cualquiera en el entorno, en el territorio, podríamos decir (la casa), y un tercer bloque donde la posición se traza desde el punto de vista vista del paso del tiempo, y que recoge poemas que operan como auténticos enigmas… preguntas que nos invita, si no a resolver, al menos a saborear: “Palpita en la belleza de lo vivo / el misterio” y que termina con lo que  es una auténtica oración, un rezo, “Memoria y filo”:

MEMORIA Y FILO

 

Noria del tiempo,

 

traspasa las aguas

ocultas del espíritu.

 

Calma esta sed,

danos de ver.

Los poemas de Los Augurios son de versos cortos,  como titubeando en preguntas y contradicciones que forman parte de nuestra manera de ser y estar en el mundo (“Paso que das / Paso que no das”) y estructurados en estrofas de tres, dos versos, o directamente en poemas de fulgurante brevedad con olor  a haiku, relámpagos que iluminan la noche:

LO QUE MUEVE LAS NUBES

Creo que fue la sonrisa,
la sonrisa fue quien abrió la puerta
Eugenio de Andrade

Tu sonrisa no sirve para nada
en este mundo infausto,
insolente,
inquisidor,
impío.

 

No sirve para nada tu sonrisa.
Todo lo puede.

Los Augurios, tras su búsqueda en lo individual, en el entorno y en el tiempo que nos atraviesa, parece encontrar el sentido de las señales augurales en la poesía ferozmente amorosa que los cierra, pero el entusiasmo de lo compartido, el último poema del libro nos habla de una despedida. El cierre de la espiral nos vuelve a dejar solos, pero vividos y hambrientos de vida. Un poema como el siguiente sólo lo escribe, desde su desarmante sencillez, un pedazo de poeta que domina una sentimentalidad que no es nueva ni vieja, sino aquella que vuelve un momento, tal vez repetido, tal vez común,tal vez mil veces cantado, en algo nuevo y sagrado:

LA DURACIÓN DE LA PARTIDA

.

Amantes despeinados, soñolientos,
que se dicen adiós en los andenes
y entre abrazos se besan y refulgen
hermosamente desgarrados
y únicos.

Hacia ellos se dirigen los desiertos.
La distancia despliega
sus turbias, agotadoras, cartografías.
El temor les requiere
igual que un recién nacido que despertara
hambriento y sollozando.

Mira cómo se miran a los ojos:
sus últimas palabras dibujan en el aire
un quebradizo puente donde permanecer.

Se estremecen,
se juran no olvidar,
consagran ese instante,
se sueltan de la mano.

El reloj de las minúsculas agujas
se ha puesto en movimiento.

En fin, que no puedo dejar de invitarles a hacerse con y sumergirse en Los Augurios de José María Gómez Valero. Un fogonazo de poesía.

«Los augurios» recibió 0 desde que se publicó el 5 agosto, 2012 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Daniel Bellón.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.