Islas en la Red

Más de 10 años de poesía en la red

Grupo de Cooperativas de las Indias

Lo que cuesta un verso

Hacía bastante que no entraba en el veterano y estupendo Cuaderno de Lecturas de Vicente Luis Mora. A veces lo urgente se impone sobre la lectura pausada que suelen requerir las entradas de Vicente Luis, y al final uno se olvida de lo que no hace.  Me he prometido retomar las buenas costumbres.

El otro día una red social me recordó el Cuaderno debido a la difusión de un post: Lo que cuesta un verso, en el que Vicente Luis nos cuenta hacia qué demenciales derroteros nos llevan ciertas formas de entender los derechos de autor, que pueden llegar a volver imposible una tarea tan natural y con tanta tradición como los ensayos de crítica literaria. Nos cuenta:

Hace ya mucho tiempo Steven Shaviro explicó en su blog los problemas que iba a causar la legislación del copyright para la investigación académica en Estados Unidos no publicada en revistas, desde que un cambio en la normativa aplicable considerase queun solo verso –dos en Canadá- es “parte esencial” o significativa de una obra poética, y por lo tanto obligaba a las editoriales a negociar royalties y a pedir permiso para citar cualquier verso de un poeta, aunque se tratase de una obra de investigación. Shaviro apuntaba que esta exclusión del “fair use” al citar versos de poemas o de canciones podría generar el absurdo de un estudio sobre un poeta que no incluya ni una sola línea de su obra, con tal de evitar el fastidio de solicitud de permisos y más que posibles pagos. O llegar al desatino de describir o parafrasear los versos, lo que destruye, evidentemente, el esfuerzo original del poeta estudiado (recordemos que nos referimos a libros que, para más inri, traen a la actualidad, ponderan, estudian y difunden la obra de esos poetas). Esto se agrava en trabajos de espectro más amplio: imaginemos un libro que se proponga realizar un panorama de la poesía estadounidense actual, sin contener un solo verso de ningún autor, o sólo de un par de ellos.

Parece ser que el absurdo descrito en este párrafo se está empezando a dar efectivamente. Les animo a que lean la entrada completa.

Es verdad que la legislación española y europea de derechos de autor es diferente ( por ahora ) a la norteamericana, pero ya carga la cita de sus propias restricciones, considerándola justificada sólo si hay un fin docente o de investigación (art. 32 de la LPI), excluyendo la cita, por tanto, integrada en una obra de creación, por ejemplo. Y que conste que distingo con claridad cita de “apropiación” de un texto ajeno para hacerlo pasar como propio, ojo.

Todo esto me ha llevado a pensar en que alrededor de la gestión de los derechos de un autor es cada vez más frecuente que se genere una especie de zombificación de la persona y su obra una vez muerta, en forma de fundaciones gestionadas por o centradas en la avidez de los herederos. Tengo que decir que hay fundaciones gestoras del patrimonio creativo y la memoria del autor o autora que realizan una gran labor (de un golpe se me vienen a la cabeza la Fundación Zenobia y Juan Ramón, o la José Hierro) pero también son conocidos los casos en que una gestión estrecha de miras de la obra de un escritor o un poeta por parte de sus herederos acaba consiguiendo lo contrario de lo que debería ser su objetivo natural: la difusión y valoración de la obra correspondiente.

Habrá que estar atentos y recordar que siempre existe la alternativa de la devolución al dominio público. La mejor herencia que hay que dejar a los hijos es una buena educación, y de los nietos (piensen que actualmente los derechos de autor se extienden hasta 70 años después de la muerte de quien los generó)… que se encarguen sus señores padres.

«Lo que cuesta un verso» recibió 1 desde que se publicó el 6 septiembre, 2016 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Daniel Bellón.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.