Islas en la Red

Más de 10 años de poesía en la red

Grupo de Cooperativas de las Indias

Isaac

Ramón está sentado en un parapeto medio derruido, a la orilla del mar, las manos en el muro y la mirada en la negra superficie del agua. Sus pensamientos confusos han doblegado su débil cuerpo, inclinado hacia adelante, y vidriado estúpidamente sus ojos. Tiene sensación vaga de lo que le rodea. Incluso sus propias ideas están amordazadas, inoperantes en un fluido denso y aceitoso.

Es más de media noche. Las estrellas lucen claras en el firmamento y a su débil claridad se levantan bruscos y negros los accidentes de la costa. Dentro de poco saldrá la luna. Entonces tendrá que salir. El mar está quieto, negro y manso, amenazador y frío en su quietud, sin fin hacia el horizonte, agobiante con su masa enorme. Apenas si unas leves ondas chapotean en la playita y, de tarde en tarde, ponen una roseta blanca en torno a las rocas cercanas. Más lejos, la costa se adentra bruscamente en el agua en una punta audaz y afilada. Allí tiene que ir.

Así empieza la gran novela con la que Isaac de Vega trazó una raya en la narrativa hispana en 1957 desde Canarias: Fetasa. Mal sitio para trazar raya alguna y que sea tenida en cuenta. Isaac ha muerto hoy. En pocos medios fuera de las islas se recogerá la pérdida de este viejito socarrón que nunca se aceptó como un profesional de la literatura y nunca aceptó tampoco asimilarse a los discursos dominantes. En el escaso roce que tuve con él cuando vivía en Santa Cruz, siempre me pareció una persona muy consciente de que somos nadie y refractario a cualquier actitud “literaria”. Desde la más radical honestidad construyó en sus historias una mitología de la soledad inevitable, de paisajes desolados y resecos donde la imaginación (la verdadera revolución fetasiana en el chato panorama de la narrativa española mayoritaria de la época) escapaba libre y bastante amarga,   y del a-islamiento como esencia de la condición humana. Ojalá sirva para que volvamos a Fetasa por un tiempo y desde hay miremos esta época desconcertada. Joer, que añito llevamos…

«Isaac» recibió 0 desde que se publicó el 3 Febrero, 2014 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Daniel Bellón.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.