Islas en la Red

Más de 10 años de poesía en la red

Grupo de Cooperativas de las Indias

Extremando la bobería: pugilato poético

Hoy en día ser anónimo es peor que ser pobre

escuchado en Glee

Hace un tiempo, a través de algún ramal del entramado de blogs literarios, me llegó la convocatoria para una nueva especie de espectáculo que parece que se ha ido extendiendo por ahí… un pugilato de poetas (WTF?) Bien, algo como lo que pueden encontrar en este enlace, por ejemplo. Qué bonito es seguir viéndose sorprendido… Me cuesta trabajo hacerme una idea sobre de qué va todo esto, a pesar de los videos que a salto de mata encuentra uno en youtube (los más grotescos,  los de un llamado Campeonato de poetas pesados,que tuvo lugar en Salamanca en enero de 2008) aunque juro no saber si una cosa tiene que ver con otra más allá de una entusiasta afiliación a la cultura del espectáculo que no sé si tiene mucho que ver con la poesía.

Cuando hace unos días hablaba con Viktor Gómez sobre historias de este tipo, o las lecturas de poesía en bares en los que pasas a ser parte del ruido ambiente tratando de impedir que las parejas se digan lo que tengan que decirse bajo la intimidad de una música bien fuerte, me dio por ponerme serio, y hablar de que la tradición de la controversia poética es bien vieja, y que ahí estaba la famosa “controversia del siglo” entre los dos grandes decimistas cubanos Indio Naborí y Angelito Valiente… En La Palma son comunes las controversias poéticas hombre vs mujer en forma de décimas también o en polkas. Claro, que ese tipo de manifestaciones procedían de una tradición de largo aliento y en las rimas de los verseadores se encontraban versos recibidos de la tradición oral entreverados con originales productos de la inspiración del momento. El decimista improvisador juega en el alambre ajustado a unas estrictas reglas formales, y ese ajuste, cuando es brillante, original y destella alguna verdad, hace que el público arranque en aplausos de reconomiento al artista, sí, pero también a la tradición a la que pertenecen ambos: poeta y público, parte de una misma comunidad.

Y seguí yo, que es lo que pasa cuando me enrralo, que en plan más contemporaneo o más cool si quieren, están los duelos de rappers que aunque no se sujetan a unas reglas tan estrictas, más allá de ceñirse a un cierto ritmo verbal y una continuidad en las rimas, algunas hay. Y la comunidad del hiphop celebra a aquel que les parece más original o agresivo o diferente…Sigue habiendo aquí un enlace entre poeta y público que comparten una actitud, una cultura…al final se trata también de una ceremonia comunitaria.

Pero, me pregunté yo en voz alta (pobre Viktor), qué demonios es un pugilato de poetas digamos, tratando de encontrar algún término, urbanos… El propio término elegido, pugilato, ya acredita una voluntad de dar espectáculo por encima de todo, una voluntad que entiendo incompatible con el desarrollo de una poesía que no se alimente de y excrete lugares comunes. ¿Cómo va? ¿Hay que rimar? ¿Hay temas preestablecidos? ¿O basta con poner pose de poeta “enrrollao” e ir largando lo que a uno le venga a la boca y afirmar, con cara muy seria, que eso es poesía performativa u otro adjetivo chachipiruli…?

Es verdad que es importante disponer de nuevos espacios para la poesía y que algunos de estos pueden ser sorprendentes, pero no creo que se deba confundir poesía (palabra en tensión, que va más allá de los límites impuestos por sus significados, que afecta a nuestro estar en el mundo) con una retahila más o menos divertidas de ocurrencias pintonas…

Y aquí Viktor me paró las patas y resumió todo el lío que yo me traía en tres frases: no hay que confundir la poesía con la enfermiza necesidad de reconocimiento que sufren algunas personas. Que este afán se ve exacerbado en un mundo donde la conversación  entre padres e hijos, entre la propia pareja, entre los amigos, sincera y cara a cara parece proscrita. Que eso es patología, no poesía.

Y supongo que es una patología tratable salvo que hayas asumido como emblema existencial la consigna que abre esta entrada.

Ahora, oigan: para gustos, colores…

 

«Extremando la bobería: pugilato poético» recibió 1 desde que se publicó el 5 marzo, 2011 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Daniel Bellón.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.