Islas en la Red

Más de 10 años de poesía en la red

Grupo de Cooperativas de las Indias

Dialecto

Hace poquito, un lector muy querido de este sitio me llamó la atención sobre una palabra que utilicé en una de las últimas entradas del año pasado. Se trataba de “aberrunta”, que vendría de “aberruntar”. Aberruntar ( y “abarruntar”, y la más moderna “barrunto”que también aparece) es un arcaísmo presente en el lenguaje campesino isleño, utilizada para referirise a la supuesta capacidad de “adelantar el futuro”, de ver lo porvenir, que tenían las viejas sanadoras y santiguadoras canarias. Se me cuelan en ocasiones expresiones de este tipo en mis textos. A veces es adrede y otras no, otras, simplemente, aparecen porque forman parte de mi habla habitual.

La variante dialectal canaria del español es muy interesante, porque las islas se configuraron como un espacio a medio camino entre el español “de escuela sevillana” y el que se habla (con sus múltiples variantes) en Latinoamérica, cuya características más común es el seseo. En ese viaje de ida y vuelta, Canarias está justo en el “centro” de ambos recorridos. Canarias, tierra de conquista y colonización, vivió un período en el que convivieron sobre el mismo terreno la lengua aborigen (presente en la toponimia y en expresiones relacionadas con el pastoreo fundamentalmente), con el castellano “andaluzoccidental” (de donde venían la mayor parte de los colonos), con la inicial presencia normanda (ah, aquellos nombres de las Islas de las primeras crónicas, casi salidos de una novela de caballerías: Lanzarote, Nivaria, Herbania, Tamarán…) en las islas de señorío (Las islas Canarias se dividían en islas de señorío: Fuerteventura, Lanzarote, La Gomera y el Hierro, cuya administración correspondía a nobles, y que son las que fueron conquistadas inicialmente, e islas de realengo -Gran Canaria, Tenerife y La Palma- cuya conquista fue realizada por la Corona de Castilla, sin intermediarios, y de ella dependían diurectamente), con el portugués (hubo una importante presencia portuguesa en un tiempo en que estuvo en duda la soberanía de las Islas), con las lenguas de los esclavos traídos de Berbería… Manuel Torres Stinga describe breve pero intensamente ese período en su opúsculo “Nuestro léxico diferencial”. A ese magma inicial hay que añadir después todas las palabras que vinieron de América a través de los fuertes procesos migratorios de los isleños hacia sitios tan variados como San Antonio de Tejas, Montevideo, y, principalmente, Cuba y Venezuela.

Del dialecto isleño hay varias palabras, identificadas como portuguesismos que me son especialmente queridas, “magua”, por ejemplo, que viene a significar pena o nostalgia, dolor de ausencia, en un sentido muy cercano a la “saudade” gallega; “desinquieto” para decir inquieto, nervioso. Esta es una palabra que, de algún modo refuerza expresivamente la inquietud que refiere, al introducir esa especie de contradicción en su propio término que el sufijo “des” incorpora… y una de mis favoritas “desalado”: uno está desalado cuando está muy nervioso o asustado por algo: “ese médico me tiene desalada, no me dice claro qué es lo que tengo”. Fíjense bien en la palabra… desalado, a quien han arrancado las alas, y no puede moverse, volar, o también, a quien le han dejado sin sal, elemento básico para la vida… es un hallazgo expresivo popular esta palabra.

Torres Stinga no habla en su breve texto de la fuerte influencia de la presencia inglesa en Canarias durante el siglo XIX y primeras décadas del XX, que hizo que el cuchillo tradicional de aparcero isleño se llame “naife” o que al embudo en Canarias se le diga “fonil”

Recorridos de ida y vuelta, trazos de la canción del mundo que las palabras van dejando por donde pasan, vientos que las barreras no pueden sujetar.

«Dialecto» recibió 7 desde que se publicó el 12 Enero, 2006 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Daniel Bellón.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Juanjo dice:

    ¡Qué recuerdos! Leer tu breve apología del habla canaria fue como echarle una mordidita a la magdalena del amigo Proust. Gracias por el momento.

    Por cierto, en La Pizarra hemos publicado un microrrelato de una profe. A ver si, poco a poco, vamos acercando a nuestros alumnos a la literatura.

    Tu blog es magnífico.

    Saludos.

  2. Daniel dice:

    Gracias a los dos, y se puede hablar mucho más de la expresión canaria del español. Preperando este post me encontré con dos palabras que no conocía: oroval (un arbusto endémico de La Palma) y orisel (una planta también, pero desaparecida). Suenan a ciclo artúrico ¿eh? La idea de La Pizarra es muy interesante, creo que introducir los blogs en el entorno escolar es una gran idea. En la web argentina http://www.educ.ar hay un montón de material al respecto. Creo que los blogs en los centros de enseñanza pueden ser un incentivo para que los chic@s se acerquen a Internet, a la lectura y a la escritura… Mucho ánimo.

  3. Santiago Sabina 1 ;-) dice:

    Me parece estupendo tu resumen de la modalidad linguística canaria. No obstante, mi atrevimiento me lleva a remarcar la importancia del portugués en la aportación de lo que hablamos en Canarias y, particularmente por el Norte de Tenerife y en La Palma, lugares de preferente asentamiento de la población “lusófona”. Recordemos que fueron los portugueses los que se encargaron de introducir el primer monocultivo, la caña de azúcar y su presencia llegó incluso a suscitar la preocupación de las primeras autoridades coloniales. De la importancia del portugués en La Palma da fe que algunos ayuntamientos, al comienzos del siglo XIX, aún redactaban las actas municipales en portugués. O el hecho anecdótico que la gente “de la cumbre p’allá” llame a los del este palmero “portugueses”. Hay muy pocos estudios sobre la influencia del habla portuguesa en Canarias, no sólo en cuanto aportaciones léxicas, sino también a construcciones gramaticales. Tarea urgente, por otra parte… El avasallamiento que sufrimos con los medios de comunicación nos están haciendo perder nuestras peculiaridades lingüísticas, apareciendo en el habla popular términos difundidos por los culebrones y reforzados por la presencia de la inmigración, en unos casos, o la introducción acelerada de un español estandarizado. Por otro, los zánganos de la Academia Canaria de la Lengua no hacen nada que merezca reseñar para conservar nuestro legado lingüístico, llevando una actividad más asimilable a un club selecto en el que se dan por contentos con dar y publicar su conferencia de ingreso en la subvencionadísima institución… Mientras, los niños en las escuelas isleñas, aprenden a leer y a escribir con libros godos, que les hablan de lejanas realidades y con una expresión distinta a la natural de su medio. En los sures, los niños inmigrantes que no saben español, lo aprenden con deje argentino o uruguayo, salpicando su conversación con “viste” o mencionando lo “lindo” que fue verle las “bombachas” a la compañera… En fin, es que estamos como estamos porque arriba siguen los mismos que ya estaban. Así nos va…

  4. Daniel dice:

    Hola Santiago, bienvenido.

    Algunas de las cosas que cuentas no las sabía y son sorprendentes, como lo que cuentas de que en pleno siglo XIX se redactaran actas municipales en La Palma. Es un dato fantástico. Lo de la academia: por lo menos sirve para acabar de saber que una academia canaria de la lengua no servía para nada. teníamos esa duda, ya quedó resuelta. Lo de la presión sobre el habla canaria es cierto, pero lo veo inevitable… Mis hijos dicen vosotros, en vez de ustedes, y podéis…y eso que el colegio tiene una cierta vocación de canariedad. Me temo que esos procesos son inevitables, la lengua cambia de continuo, el habla canaria “de refercnia” por así decirlo surgió de mezclas y migraciones y la que está viniendo vuelve a surgir de mezclas y migraciones… Ya veremos qué sale… aunque sea triste ver perderse palabras tan bellas. El problema es que muchas pertenecen aun mundo campesino que también está en extinción para ser sustituido por el mundo del turismo, la construcción y el choriceo camuflado detrás de palabras elegantes. Creo también que una labor de la escritura consciente es desemascarar esas palabras de mentira… Un saludo. Espero sentirte más por aquí.

  5. Santiago Sabina 1 dice:

    Bienhallado…

    Me niego a aceptar como inevitable que el legado lingüístico canario desaparezca. Cierto es que nuestro canario es una suma de múltiples influencias y que, dentro de él, el papel de las migraciones es su explicación. Sería lamentable que renegáramos de nuestra historia, de nuestras hambres, de nuestros viejos. El canario fue haciéndose a lo largo de siglos, pero, en apenas unos años, no es que esté transformándose, es que está prácticamente siendo sustituido por un español estandarizado, salpicado de algunos términinos latinoamericanos. En ese proceso, acelerado y brutal, el papel fundamental lo tiene la televisión y, con menor relevancia, la educación obligatoria. A ello se une la también acelerada y brutal transformación socioeconómica de nuestro país en las últimas décadas, que desemboca en la terciarización de la economía y el asentamiento en las zonas urbanas de la gran mayoría de su población. Ante esa deriva económica y social a la que nos someten las clases dirigentes canarias me rebelo porque nos conducen derechos al abismo y: sólo prentenden enriquecerse lo más rápidamente posible, maltratando al territorio, sacrificando sus recursos naturales, inundándolo todo de piche y cemento, mientras reparten miseria, pagando salarios ínfimos, generando marginación y pobreza. Canarias es un paraíso fiscal en el que los ricos apenas pagan tributos y los dineros que maneja el Gobierno de las islas son mayoritariamente de los impuestos aportados por los que cobran por nómina. Luego, algún dirigente de la CoCa tiene la desfachatez de decir que no se pueden mantener los servicios públicos, como la sanidad y la educación pública, porque es mucha la emigración procedente de zonas extracomunitarias, ¡menudo sinvergüenza! El saqueo de los ricos lo es al territorio y a la población. Esta canalla política es la misma que promociona la cultura canaria, con el rostro de Dulce X. Pérez como estandarte, cuyos amigos de la cultura –con dinero del que es fácil imaginar su procedencia– montan un cacho de campaña para reclamar que el 2% del presupuesto archipielágico vaya para el departamento de Dulce X., para que lo siga repartiendo en melífluas y más abultadas subvenciones para ellos… Esta canalla política es la misma que monta la Academia Canaria de la Lengua, que nada hace y que nada aporta, salvo chupar de la teta institucional. Esta canalla política es la misma que mantiene en condiciones degradantes a la enseñanza pública, en la que no se usan libros de texto elaborado en Canarias, sencillamente porque no existen, exceptuando uno, uno sólo, que hay de Lengua y Literatura para 3º de la ESO. Esta canalla política es la misma que, cuando llegan las campañas electorales, nos recuerdan que son nacionalistas y exageran las aspiraciones de las eses finales de las palabras en sus demagógicos e infames discursos. Esta canalla política está abocando también a la desaparición del canario y contribuyendo, desde diferentes frentes, a la destrucción cultural. Para parar todo esto, hay que hacerles frente, hay que resistir, hay que actuar… Actuar para frenar tanta destrucción del medio, actuar para acabar con la pobreza de tantos y el enriquecimiento de pocos, actuar para decidir por nosotros mismos, actuar para conseguir una economía al servicio de la mayoría social… Actuar también para desinstitucionalizar la cultura, para reelaborarla desde abajo, siendo lo que somos, sintiéndonos… No es una doble vía de acción, es la misma, es una sóla. No creo en intelectuales, pero la necesaria transformación que precisamos en el Archipiélago hay que apalabrarla. No sé si ese el papel del escritor consciente, pero hay que criticar y también crear. Destruir y edificar. Empezando con la palabra. Que no nos queden maguas…

  6. Daniel dice:

    Poco puedo añadir… es curioso ver como cada vez que CC se ve acorralada por algún problema (la resistencia a sus negocios tipo puerto de Granadilla ) o escándalo (la situación tercermundistas de nuestras infraestructuras básicas que dejo clarita la visita del Delta) , sale su portavoz (el amigo Paulino) y empieza a hablar inmediatamente de control poblacional (de impedir que entren pobres y oscuros en las islas, vaya) y de policía. Tienen muy claro sus prioridades. Deberíamos ser capeces de tenerlas así de claritas las ideas… Respecto a la variante dialectal canaria, yo tal vez peque de optimista, hay una música especial que no desaparece hablando de variedades de papas o variedades de pokemon… creo que el acento isleño es flexible, y de flexible no se rompe, aunque es cierto que está sufriendo presiones que antes no conocíamos. Muchas gracias por tu aportación, Santiago. Un abrazo.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.