Islas en la Red

Más de 10 años de poesía en la red

Grupo de Cooperativas de las Indias

Cartas abiertas, y boca arriba…

Me llega a través del número 118 del suplemento cultural del Diario de Avisos tinerfeño, “El Perseguidor”, una carta abierta de la que parece ser podría ser destinatario dado su título: “Carta abierta a los poetas residentes en Canarias, a propósito de la Estrategia Canaria de Cultura” (No he conseguido encontrar una versión online del suplemento o de la carta accesible vía internet, si alguien la consigue, por favor, que me lo comunique para enlazarla aquí),firmada por Alejandro Krawiertz, literalmente “poeta polaco de lengua española residente en Canarias” . Digo puedo considerarme destinatario habida cuenta de mi indiscutible condición de residente en las islas que debo acreditar cada vez que cojo un avión, y mi tal vez más discutible condición de poeta…bueno, aceptemonos en ese complejo gremio, y dado que no es habitual recibir correo por semejante vía, tal vez corresponda una respuesta, eso sí, a través de mi propio e independiente medio de comunicación: este pobrecito blog.

A ver, pocos habrán que disfruten más con un buen cogotazo con la mano abierta al o a la consejera de Cultura del gobierno canario de turno, porque en toda mi vida isleña tengo problemas serios  para recordar uno o una medio bueno; sí me da la memoria para recordar a algunos más dispendiosos que otros, eso sí. Pero tengo la sensación que algunas de las críticas surgidas desde el “sector cultural” a las políticas ( o no-políticas) culturales desarrolladas en las islas en los últimos años parten de una posición poco clara, o dicho de otro modo, interesadas, en el sentido económico del término.

Parece que la rociada del Sr. Krawietz viene a juego de una supuesta nuevaEstrategia Canaria de Cultura, que según el poeta residente,consiste en “el abandono de la cultura en manos del sector privado”. Parece que ese plan surge de un debate previo en un foro en el que participaron unos trescientos “agentes culturales” (dioses, qué será eso) cuyas conclusiones han sido de algún modo traicionadas por la “Nueva Estrategia”.

Todos estos “parece” tan reiterativos en el párrafo anterior vienen de que no he tenido acceso al documento estratégico al que se hace mención ( y al que tampoco tengo previsto dedicarle un minuto de mi tiempo, por otra parte) ni tampoco he sido parte de esos 300 “agentes” que parece ser que el Gobierno  de Canarias reunió hace un año para hablar de cultura según nos cuenta el Sr. Krawietz.

El Sr. poeta residente mezcla en su carta abierta esta aparente decisión política de “privatizar” la cultura (como si hubiese existido alguna vez una estrategia cultural desde lo público en Canarias, más allá del vacilón dispendioso del Septenio Canario*, de aquellos no tan lejanos tiempos en que había “perras para todos” (incluso para subvencionar grupos de rumbas radicados en la península ligados a las islas por la condición isleña de alguno de sus percusionistas, o para alquilar locales que nunca tuvieron uso, como   uno ubicado en el centro de Las Palmas de Gran Canaria, o para mantener el inane “espacio Canarias” en Madrid) con el debate -tan cansino y pasado de vueltas- de la existencia de una poesia canaria “o en Canarias” (¿Se imaginan ustedes un debate, qué se yo, en Ecuador, sobre si existe poesía ecuatoriana “o en Ecuador”?).

Parece ser que el Sr. Poeta residente, dada la deriva de la estrategia cultural de la actual consejería, ha llegado a sus propias conclusiones, incluso en lo que se refiere a su persona: “deseo que se me deje de considerar, a todos los efectos y en cualquier circunstancia un poeta de estas islas que ignoran e ignoran que se ignoran, como dijo aún no hace tanto, por lo que se ve, Juan Manuel Trujillo”. El gesto es tan vacío y pretencioso que me resulta imposible comentarlo en serio, y lo mejor es que llama a los demás poetas que residimos en las islas a hacer lo mismo. Creo que la propuesta ha provocado el pánico en la Consejería…

No sé cual es la misteriosa relación entre política cultural y poesía canaria ( o en Canarias, vale). Entiendo que una compañía de teatro requiera ayudas públicas para desarrollar su actividad, o que reclame que se desarrolle una infraestructura mínima de teatros, o que una editorial reivindique ayudas para la distribución de sus publicaciones, del mismo modo que hacen empresas de otros sectores. Que las empresas culturales reclamen y peleen (y cuentan con mi apoyo)  me parece tan legítimo como que lo hagan los tomateros, o el sector de la construcción o turístico; eso es hacer lobbying y es el pan nuestro de cada día, pero… ¿alguien me puede explicar qué tiene eso que ver con un poeta isleño ( o residente…) aparte de que, en cuanto ciudadano, tiene derecho a opinar sobre cualquier aspecto de la actividad de los poderes públicos? ¿Me puede explicar alguien qué tipo de ayuda pública requiere una persona que escribe poemas para hacerlo? A mí me parece que un autor lo que debe exigir es que haya una educación pública de calidad, que genere ciudadanos curiosos, críticos e interesados por las distintas áreas del arte y la ciencia, una buena red de bibliotecas públicas  y, tal vez nos vendría bien que existiera un tejido de empresas editoriales y librerías en los que sus poemas pudieran publicarse, adquirirse y leerse. ¿O qué queremos?

Tras esto, el poeta residente lanza sus dardos contra la posibilidad de poner en manos privadas la gestión de al cultura. Uf… me considero una persona defensora a cuchillo de los servicios públicos que generan igualdad: la educación, la sanidad, los servicios sociales…por su mantenimiento lucho, voy a huelgas, me descuentan dinero de la nómina…pero con apoyos expresados con el estilo del Sr. Krawietz te dan ganas de decir aquello de “No me defiendas tanto… “. Parece que la cultura en manos privadas es sólo una máquina de producir banalidad rentable… y ahí están las programaciones de las televisiones generalistas para demostrarlo, nos dice. Está bien, porque gracias a los dioses disfrutamos de una televisión pública canaria llena de contenidos de calidad,y, como “en clave de ja”, promoviendo lo mejor de la cultura y el carácter insular…por cierto, con un éxito que hace dudar sobre la eficacia de nuestro actual sistema educativo.

Estando de acuerdo con el Sr. Krawietz en que la cultura no es adorno, no acabo de estar seguro de estar de acuerdo en que los recortes que está sufriendo el sector sean debidos a una venganza porque “la cultura ha podido confirmar la poca preparación de estos políticos, porque ha mantenido una actitud desafiante”, y bla, bla… porque durante los años del Septenio no recuerdo haber escuchando grandes discrepancias más allá de “no le des a ese y dámelo a mí”. Por otra parte ¿quien o qué es “La cultura”: un gremio, un colectivo, el conjunto de poetas, músicos, pintores, etc…un estado del alma?. Yo tengo la sensación de que los gestos y discursos duros y discrepantes han saltado a la palestra justo cuando se han acabado las perras…

Leía hace poco a Hans Magnus Enzensberger, manifestando cierta perplejidad al considerar que “creo recordar que en los albores del socialismo se pretendía alcanzar el ideal de la emancipación del género humano. Pero no consigo entender cómo en muchos países (…) la adoración del Estado se ha convertido hoy en el credo de la izquierda, mientras que la tendencia al libre albedrío se suele tachar de recalcitrante actitud burguesa.” . ¿Qué está reivindicando el Sr. poeta residente: una programación pública de actividades culturales de calidad debidamente certificada por alguna comisión de expertos en “Cultura”, una dirección general de música que decida que subvencionar un concierto de Springsteen es guay, y hacerlo con uno de Shakira es una cutrez, una secretaría general de poesía, que beque y alimente a los vates “de calidad acrisolada”…o los ubique en agradables oficinas culturales en el exterior, a la mexicana?

No  sé qué propone el sr. Krawietz; al final de la carta abierta parece alzarse contra la manipulación del lenguaje y el desarrollo de neolenguas vacías al servicio del poder que dan lugar a paridas como la que denuncia: un futuro “consejo canario de artes culturales” previsto en la famosa Estrategia, (yo lo que he encontrado es un Consejo Canario de las Artes y la Cultura) y, desde mi punto de vista, una de las funciones (de las tantas que tiene) de la poesia, es recuperar y liberar el lenguaje, el gran bien común, de toda esa basura. Pero para poder hacerlo me temo que se requiere independencia, incluso de la más bienintencionada y mejor programada política cultural oficial.

Siento que en muchos debates se confrontan sin más dos conceptos que, además no son antagónicos: lo privado (lo que está en manos de sus propietarios) y lo público (lo que está en manos de quienes se han hecho con los resortes para gestionarlo según sus intereses) y se obvia un tercero: lo social: lo que las comunidades pueden hacer por ellas mismas autorganizandose y creando espacios libres de esas dos maquinarias. En muchas actividades eso es extraordinariamente difícil porque hay costes serios que afrontar y el dinero no brota de los árboles… pero ¿en la poesia? Llegan a mi buzón de correo sin parar convocatorias surgidas de iniciativas de grupos y personas que no esperan por la definición de estrategias públicas o privadas para reunirse, leer poemas, celebrar su encuentro y ampliar el goce que a veces ofrece la música de la palabra libre. En Sevilla, en Valencia, en Madrid, en Cornellá… ¿Donde están esas iniciativas en las islas? ¿Porqué no nos dejamos de llorar o de renegar de la propia tierra (Lo que no deja de ser ridículo, será que, en mi condición de canario de adopoción, no me apetece dejar que sea la consejera de cultura o Don Paulino o Don José Miguel, quienes definan mis lazos con esta tierra) y tomamos la iniciativa?

Ah, se me olvidaba cerrar la carta como procede,

Un cordial saludo.

*Ojo, con apoyo de ese ambicioso programa hubo editoriales que rompieron los límites de las islas para construir un catálogo de valor y difusión internacional, compañías de teatro que consolidaron su condición profesional… al mismo tiempo que otros editaban libros sin criterio, que ni se molestaban en distribuir en librerías, porque, total, el libro ya estaba amortizado de partida. Cada uno sabe qué hizo.

 

«Cartas abiertas, y boca arriba…» recibió 3 desde que se publicó el 11 noviembre, 2012 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Daniel Bellón.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Mario Domínguez Parra dice:

    Estimado Daniel:

    Te puedo enviar un archivo de pdf. con el suplemento, pero no tengo tu correo.´

    Saludos,
    Mario

  2. Mario Domínguez Parra dice:

    http://es.scribd.com/collections/2595114/Reviste-din-str%C4%83in%C4%83tate?page=7

    En este vínculo puedes leer todos los suplementos hasta el 97. Supongo que los irán subiendo poco a poco.

    Un abrazo.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.