Abriendo al azar

      No hay comentarios en Abriendo al azar

Les cuento: unos cuantos días antes de la llegada oficial de los Reyes Magos de Oriente he venido a recibir unos cuantos regalos en forma de libros de poesía. Igual que hay quien aprieta con aires de destreza una sandía para saber si está en condiciones de ser consumida, yo con los libros de poemas lo que hago es abrirlos al azar. Cuando hago esto en una librería, esta a modo de cata es determinante. Aquí hago lo mismo con dos sentimientos diferentes: la confianza en que me voy a encontrar poemas que valen la pena, y la anticipación por sumergirme en los libros de dos autores que admiro. Y aquí están los deliciosos resultados:

Un poema de ATL GA de Carlos Bruno Casteñada Baile del Sol Ed.

vi

brotes nuevos
marcan las cicatrices
por venir por salir

new buds
announce the scars
to come to come up

Un poema de Escalones que descienden hacia arriba, de David Eloy Rodríguez Luces de Gálibo ed.

38

Escalera en la que no hay descansillo
en la casa en la que nada duerme.

Te dices: Estas son mis botas,
este es el seguro sonido de sus pisadas,
estas son mis huellas.

Estos escalones:
las tablas de la ley.

Solo quien sabe olvidar su nombre
sabe cantar.

Solo canta quien ha llorado.

Deja un comentario