Islas en la Red

Más de 10 años de poesía en la red

Grupo de Cooperativas de las Indias

A qué llamamos “poesía ortodoxa”

Estoy enfrascado en la lectura de Postpoesía, de Agustín Fernández Mallo, que está resultando ser muy interesante. Ya hablaré de este libro,que tiene una clara y muy sana voluntad polémica (en la medida en que la poesía pueda provocar una polémica en estos tiempos…) y de sus propuestas, sin duda.

Uno de los subapartados de su ensayo se titula A qué llamamos “poesía ortodoxa” en el que Agustín se apropia de la definición que en su libro Singularidades (Bartleby 2006) hizo Vicente Luis Mora de lo que llamó “poesía de la normalidad”. La reseña que hice aquí de Singularidades, fue una de las muchas víctimas del ciberdesastre de enero de 2009, pero me pregunto cómo se me pasó no reproducir, tal cual hace Fernández Mallo, esta definición. Paso a corregir semejante pifia. las negritas son mías, algo tenía que aportar en esta entrada 😉 . Las cursivas son del original…

Hay una norma no escrita en la literatura española (en la poesía desde luego, pero admite, con abundantes matizaciones, el trasvase a la prosa), por la que el camino para llegar al éxito requiere una especie de método ascético o de camino de perfección , rigurosa y colectivamente controlado por una pequeña serie de personas, y de cuyo seguimiento al pie de la letra depende ser recibido con todo tipo de parabienes por los mayores y aceptado dentro de los poetas del clan. Esta oligarquía está compuesta por un grupo variable de poetas que ya llegaron, varios editores con distribución nacional y una nómina corta de críticos literarios (…).

En concreto, y en poesía, la norma establece que un joven poeta no deba mostrar demasiada ambición. No debe contaminar la poesía con la teoría ni con otros géneros: el poema “filosófico” está mal visto, así como el epigrama o los textos con nombres propios y referencias demasiado metaliterarias. Es conveniente que en la metapoesía aparezca algún elemento de humor, para evitar rigidez. Si hay alguna preocupación debe acomodarse al estrecho patrón de la poesía mal llamada “metafísica” (…), y no excederlo. El título del poemario será una especie de resumen de las claves estéticas de la obra, para que nadie se pierda. Los poemas han de ser cortos, no más de setenta y no menos de doce versos. debe rechazarse en lo posible el uso de los poemas en prosa. Ha de cerrarse en sí mismo, presentar una clara estructura, tener una factura simbolista, terminar con un corolario de tipo moral, describir ambientes urbanos con referencias utópicas (…) situarse en entornos sociales burgueses de clase media/alta y estar armado siempre en estructura cerrada, inatacable: prohibidas las ideas de flujo o torrente verbal o de conciencia, así como cualquier elemento de corte surrealista. Prohibidas las imágenes visionarias o muy bien atadas. Más alegoría que símbolo. Se intentará hablar de los asuntos cotidianos en un tono de lenguaje coloquial, de modo que las preocupaciones cotidianas del lector medio queden reflejadas en el mismo idioma mental en que éste piensa (…) Pocas o ninguna cita, siempre al principio del libro o de cada parte, de autores consagrados, preferiblemente españoles y que se llamen Machado o Cernuda; Brines para los más jóvenes (…). Medir el uso de Juan Ramón y excluir por completo a Celan, Valente, Bachmann, Huidobro y demás “prestidigitadores” o “funambulistas” del verso. Se prohiben los saltos sincopados, los encabalgamientos no justificados, los espacios en blanco y la ausencia de signos de puntuación. Todos los poemas llevarán título, no demasiado descriptivo ni chirriante y relativo a la sustancia del poema.Todo el contenido del discurso será comprensible, y deberá ser entendido de un solo vistazo, preferiblemente sin necesidad de relectura, sobre un razonamiento hipotético deductivo plano. El libro no tendrá menos de de veinte ni más de sesenta poemas, a menos que sea una antología, y responderá a una estructura semántica global, siendo clasificadas las colecciones de poemas con penas de hasta diez años y un día a silencio mayor. A su vez, la estructura responderá a una idea o sentimiento compositivo, en sintonía con el denominador común de los poemas. Dedicatorias amigables al resto de los miembros del clan y solicitantes mejor situados. Prohibida la inclusión voluntaria de poéticas como no sea en verso y muy levemente alusivas (…) Una vez publicado el libro hay que adoptar una mueca de humilde resignación y declarar que se ha hecho lo que se podido, que no es un poemario ambicioso, que para nada intenta hacer algo nuevo u original, porque esos conceptos son tan caducos como la vanguardia que los generó, y negar toda trascendencia a la publicación (…) Todo el proceso debe estar regido por los principios de contención, corrección política, actitud ligeramente irónica ante el hecho literario y respeto a los mayores.

En esta norma caben todas las tendencias (…)

«A qué llamamos “poesía ortodoxa”» recibió 3 desde que se publicó el 16 junio, 2009 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Daniel Bellón.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Germán dice:

    Daniel, tal parece, la poesía sí puede provocar polémicas:
    http://www.alfaguara.santillana.es/blogs/elhombre/2/blog-post/325/la-critica-de-postpoesia-que-estaba-esperando/
    Y si quieres reírte un poco, no dejes de dar una vuelta por este sitio.
    http://www.compartirenlibertad.org/doku.php
    Nos pusimos al día con el surrealismo.
    Saludos

  2. Gracias Germán, se me había pasado esa entrada, y me viene bien, porque yo quiero escribir una crítica (no se si buena o mala en el sentido que comenta Agustín, a ver qué soy capaz de dar) sobre Pospoética, porque me parece un libro que debería ser útil para elevar un poquito el nivel de los debates sobre poesía (un ejemplo de ese triste nivel fue la falsa carajera Gamoneda-Benedetti) y hay algún comentario de Fermnández Mallo que me viene bien. Sí señor, hay que reirse, eso los poetas de la orilla americana siempre lo han tenido más claro, aquí a cualquier imbécil le das un premio trucado y ya pontifica como un monseñor, con una solemnidad tan lastimosa que da risa. Echa un ojo a esto: http://criticadepoesia.blogspot.com/2009/06/resumen-de-premios-en-los-ultimos-meses.html

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] Mora en su imprescindible “Singularidades” (Bartleby,2006), aparece claramente identificada por gracia de una extensa cita de este último . Cualquiera que se mueva en el mundillo o submundo de la poesía no debe tener problemas para […]

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.