Islas en la Red

Más de 10 años de poesía en la red

Grupo de Cooperativas de las Indias

Tres poemas de Cuerpo a cuerpo

La poesía de Antonio Méndez Rubio no es fácil, no sólo obliga a detenerse en los versos,  sino a recorrerlos varias veces, buscando pistas, no para encontrar “lo que el poeta quería decir” (posiblemente Antonio diría: a quién le importa), sino lo que nos dice el poema a nosotros. Hay veces que tengo un atisbo de respuesta, pero siempre con la sensación de que  sólo me podría valer a mí… No es poesía para la asamblea, sino para la conversación  honesta,y no sostenida para salir de paso, matar las horas, buscar asentimientos y consentimientos.

En el último poemario de Méndez Rubio, Cuerpo a cuerpo,  yo he creido encontrar una de esas pistas para navegar sus poemas. Creo que, al menos en Cuerpo a cuerpo, Méndez Rubio ha partido de un lenguaje  más conversacional (o coloquial si se prefiere, aunque odio ese conceptito)  de lo habitual en otros  poemarios suyos y lo ha pasado por su personal tamiz para producir una bebida diferente; ha hervido y ha prensado los lugares comunes del lenguaje diario hasta convertirlo en otra cosa:  versos para decir la extrañeza del ruido y la tensión de los silencios. Para que las palabras no estropeen lo que el amor nunca explica.

Aquí les dejo tres poemas de Cuerpo a cuerpo, prometiendo volver…

Porque más daño

no llega a suponer que el aire

se vuelva contra sí mismo, en un remolino de nada,

según es la costumbre. Por lo menos aquí

no queda ninguna respuesta

más. Lo de menos

es eso. Se dice. Lo de menos

es lo que hay.

 

Luces. Y eso va a ser peor

que verte venir, que estar aquí

contigo

viendo que la noche no es nuestra

ni nada. Más que antes

piensas sólo en camisas de verano:

en aquel sobrevuelo –aunque fuera

posible.

De inseguridad, de miedo al día

hay niños que no madrugan.

La aurora no los espera.

………………………………………….

Esos gorriones sí que abren los ojos.

Se te va el corazón

a ningún lado.

A plena vigilia, en

medioo de este azar constante

¿cómo es que ve alguien

que estos e tiene que acabar

seguro? ¿Por qué ha de tenerse miedo

al silencio de un humo

que nadie nunca ha visto

salvo por ignorancia, entre las

borraduras que son de la pasión,

por entender la inocencia,

que penetrasn muy despacio en la

nueva vez del olvido?

 

 

 

 

 

«Tres poemas de Cuerpo a cuerpo» recibió 0 desde que se publicó el 13 Abril, 2011 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Daniel Bellón.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.