Qué último verso…

Sin comentarios »

Este año es centenario del nacimiento de Miguel Hernández. Es posible que las “celebraciones” acaben de enterrar al poeta, por no hablar de la des-facha-tez de algunos. Uno de los problemas (entre otros) de estar muerto, es que no te puedes levantar y soltar de vez en cuando un buen cogotazo de esos con la mano abierta, resonantes… Creo que un año como este sería buen momento para devolver a Hernández a la lista de lo que todo adolescente debe leer para pasar a ser un jóven, y para recordar, sobre todo, que Hernández era capaz de escribir poemas como el siguiente. Me permito llamarles la atención sobre el verso que cierra el poema. Acojonante.

Llegó tan hondo el beso

que traspasó y emocionó los muertos.

.

El beso trajo un brío

que arrebató la boca de los vivos.

.

El hondo beso grande

sintió breves los labios al ahondarse.

.

El beso aquel que quiso

cavar los muertos y sembrar los vivos.

Sopeando

3 comentarios »

El pasado miércoles tuvo lugar la conversación anunciada con los amigos de Sopa de Poetes.  Después de escucharla tranquilamente, tras los nervios del directo, que  los anfitriones se arreglan habilmente de calmar, creo que fue un buen ratito y que se generó ese ambiente de complicidad en que son expertos los soperos y a través del cual acabas mostrando hasta tripillas que tenías escondidas. Fue un buen rato. De verdad.  Así que molt gracies Poetes, Óscar, Pepe y Mariano.

Conversación con Sopa de Poetes, 24-3-2010

Aquí arriba  tienen el enlace a la conversación-entrevista. Pueden escucharla sin más haciendo click encima. Si quieren descargarla para escucharla con más calma (es casi una hora, tú), pónganse sobre el enlace, pulsen el botón derecho del navegador y dénle a  “Guardar enlace como” si utilizan firefox, y si (ustedes sabrán lo que hacen) usan explorer, lo mismo pero pulsando “guardar destino como”.  Al princiipo escucharán el final del programa anterior en El Prat Radio, un par de anuncios y después entra la voz de Juan Gelman preguntando cual es el secreto de la muerte en nombre de Sammy McCoy… Es la señal de que empieza Sopa de poetes. Todos los míercoles cita clave.  Si no lo creen, échenle un ojo a la lista de invitados a sopear que han ido teniendo.

Publicidad


Y el miércoles hasta en la sopa…

2 comentarios »

… de poetes.

Los amigos Óscar, Mariano y Pepe, esto es Sopa de Poetes, y yo, hemos quedado para hablar. La conversación será el miércoles que viene a las 20.00 peninsulares, 19.00 canarias…si quieren escuchar en qué nos enredamos, ya saben…pueden hacerlo en directo en www.elpratradio.com, o cuando les venga mejor desde el blog sopero.

y esto me da pie para enlazar aquí algunas otras conversaciones en otros espacios:

Con Antonio Jiménez Paz

Con Narrador.es

Con José Daniel Espejo

Ey, estoy aquí, bajo la arena….

3 comentarios »

¿Les he dicho alguna vez que ODIO la calima?

de Lo naciente

Sin comentarios »

Llevo ya meses con Lo Naciente, de Hugo Mujica entre las manos… lo dejo, lo retomo, lo leo ordenadamente, a saltos… Se trata, por ser brutalmente breve, de un poemario-ensayo cuyo tema anuncia su subtítulo: pensado el acto creador. Los poemas de Lo Naciente giran alrededor de los momentos y elementos que hacen que un poema, de algún modo, surja y crezca. Volveré sobre este libro que me parece extraordinario, pero ahora sólo quería dejar constancia de este poema que me tiene hablando solo y dice así:

Un poema dice lo que se da a oir,

calla lo que se ofrece a escuchar;

.

lo que sólo al ser escuchado

nace en quien lo escucha.

Literatura electrónica

1 comentario »

Hacía mucho tiempo que en este espacio no recomendaba un blog recién descubierto. Incluso en estos barrios digitales uno acaba siempre frecuentando los mismos locales…

Pues bien, Literatura electrónica me parece a ser un candidato a blog de cabecera. Entradas muy interesantes: sobre narrativas hipertextuales, sobre los videojuegos como nueva forma de literatura, sobre poesía asistida por ordenador, ciberpoesía…  Mucho material para pensar.

Es verdad que de algunas estas cosas ya hablé en este blog y en el libro subsiguiente, pero, 2008 empieza a parecer la prehistoria a gran velocidad…

Islas al aire de la Red

Sin comentarios »

Cualquier persona que escriba ve la publicación de un libro suyo como un acontecimiento muy especial, público e íntimo a la vez. Cuando tiene el libro en sus manos el autor/autora no puede evitar sentir una especial felicidad, pero a veces resulta que ese breve momento de alegría no deja de ser, de alguna manera,  un espejismo… porque no hay forma de encontrar ese recién publicado libro en una sola librería, siquiera las de tu ciudad. ¿Que cómo es eso posible? Pues sucede.  ¿Explicaciones?, pocas y malas.  Descubres que, en ocasiones, la edición y distribución de libros es otro universo con leyes arcanas.

Bueno, pero esta la Red. Para mí, soltar  Islas en la Red. Anotaciones sobre poesía en el mundo digital era un acto de simple coherencia, habida cuenta de que se trata de un texto nacido  en Internet, en este blog,  y cruzado, por tanto,  de hipervínculos, referencias, contextos electrónicos. Es un texto-red, de algún modo. Y de esa suelta derivan sorpresas, por ejemplo su más de 3000 descargas (no soy un iluso, sé que hay gente que le dan al botón de descargar sin pensárselo mucho…pero da gustito), y cosas como encontrarte conque alguien se ha metido el trabajo de “convertirlo” a un flash legible estupendamente desde el navegador. (Yo no soy muy flashero, no es un formato ni libre ni accesible para personas con discapacidad que acceden desde navegadores adaptados, pero oye, muchas gracias)… o que, vaya usted a saber cómo, resulta que el libro (el físico, de papel, con sus buenas tapas y una presencia bien chula) puede adquirirse desde Amazon. Esto es, que por un módico precio (del que es más que probable que no vea un ochavo), pueden adquirirlo doquiera que estén… ;-)

Cosas que pasan por soltar las Islas al aire de la Red.

Diez fragmentos alrededor de TIEMPO, de Vicente Luis Mora

Sin comentarios »

Me gustan los poemarios ambiciosos, las obras que arriesgan y llevan la escritura, el decir poético, al límite (Límite cercano a la prosa a veces, otras a la locura). Ya hay poesía sociointimista-coloquialoide o formal-estreñida de sobra en el panorama español. Me gustan las obras valientes, como La Marcha de los 150.000.000 de Falcón, o los poemas en el alambre de Méndez Rubio, o este ESPACIO de Vicente Luis Mora.

—–

“Abrirse paso a través de la anestesia de la familiaridad es lo que mejor hacen los poetas, y durante demasiado tiempo han ignorado la mina de oro de inspiración que ofrece la ciencia”. Richard Dawkins, “Destejiendo el Arco Iris”.

—–

ESPACIO parte de una experiencia mística clásica: el encuentro del ser humano solo con/en el desierto. Pero no es un hombre preñado de Dios quien habla entre la reverberación, sino el hombre hueco, deshabitado, el 21st Century squizoid man, atravesado de preguntas (vacíos por llenar).

—–

Einstein consideró su propia teoría sobre la constante cosmológica como su “mayor metedura de pata”; sin embargo, de alguna manera parece que funciona, porque algo que no alcanzamos aún a ver (Una energía / una materia oscuras) ritma el ritmo de la expansión del universo. Nos determina lo invisible, lo apenas vislumbrado.

—–

En TIEMPO el poema se extiende a lo largo y ancho de la página: página pantalla. Versos flotantes. Escritura fragmentaria. Inevitablemente. El desierto es un desierto de restos: “células humanas / polvo de otros yermos, / piezas caídas de satélites, / arenisca de planetas muertos / pedazos helados de cometas”.

—–

El poema se titula TIEMPO: desierto y espacio son palabras ligadas a aquella. La poesía /el arte/ detiene el tiempo o se extiende y con él se confunde. Tiempo detenido o espacio en tensión: desierto. Espacio vacío.

—–

TIEMPO es un poema-río, un poema exstenso. Algo tan poco usual en nuestras miedosas escrituras. Por tenso, fragmentario, lo cruzan cuentos, lecciones, moralejas, disgresiones, notas colándose por los espacios en blanco que dejan las fracturas.

—–

Porque el poeta, aún en lo  hondo del arenal, se sabe escuchado, intuye o le es cierto un lector, un partícipe en la conversación con quien compartir aprendizajes y hallazgos: “apunten la imagen, / porque es buena: / lo real nos deja ciegos”.

—–

El tiempo del poema tiende hacia el definitivo desierto que representa la muerte y, justo en ese punto, una nada apenas en el arenal, el poeta se revira y proclama la tenaz resiliencia de la la vida: “no hay vida / en 500 kilómetros / a la redonda, / pero aquí / justo en el centro, / palpita, / revienta de vida el mundo, / se preña el desierto.”

—–

El misterio es insoluble. Nos faltan datos, el manual de instrucciones. Somos ignorancia enjoyada cruzando el desierto del conocimiento, surcando la ola del tiempo con la ligereza de un surfero, pero el conteo no se detiene para apreciar el gesto,  la estela dibujada tan brevemente  sobre el agua.

—–

El libro lo edita pre-textos.

Y aquí el blog del autor.

La poesía del país de la lluvia

2 comentarios »

La revista Arquitrabe dedica su último número a la poesía japonesa actual, a mostrar que hay vida más allá del haiku,recogiendo poemas de diez poetas contemporáneos. A la selección de autores y poemas antecede una introducción de Tetsuo Nakagami, que trata, en unas breves páginas, de acercarnos a la evolución de la poesía japonesa. Con este tipo de selecciones no sabe uno nunca, no tengo criterio alguno para decir si los poetas seleccionados son o no representativos de la poesía nipona actual, así que me limito a anunciarles que hay unos cuantos buenos poemas aquí. Especialmente me han gustado dos, que reproduzco a continuación animándoles a sumergirse en Arquitrabe y a tenerla en la lista de publicaciones online a tener en cuenta.

El universo lechuga
.

En la penumbra del sueño
se vislumbra el cielo color yerba.
Los objetos interplanetarios con color verde claro
forman torbellinos vehementes,
y luego se inclinan como soñando
para coagularse en estrellas parpadeantes
que llenan el cielo.
Ese es el universo lechuga en estado primordial…
.

En esas estrellas
todavía no se han instalado las mesas de los humanos,
ni se han sembrado las semillas del apetito…
Las lechugas, que todavía no toman formas vegetales,
se arraigan con elementos químicos
en el terreno de las plantas oscuras
como permeándolas
.

(Sin embargo, ya en ese instante,
revolotea una polilla en la bóveda celeste,
intentando poner nebulosas de huevos
sobre una hoja medio enrollada con ternura…)
.
¿Desde cuándo sería?
Una oruga azul
mastica con chasquidos rítmicos
el interior de la lechuga,
llenando el intestino verde claro
de la penumbra cósmica
sin cesar.
.
Ruriko Mizuno

Conejo
.
Tú sé zorro y devórame. Encuéntrame al brincar en la nieve, persígueme con los ojos ensangrentados. Huyo. Para ser perseguido por ti. A veces vuelvo la cabeza y brinco al reconocerte. Brinco. Me late el corazón. Levanto mis orejas. Me alegro. Me ansías. Me persigues tan fervorosamente. Escucho tus pasos, tu latido y tus rugidos. Escucho con mis orejas aumentar tu temperatura, crecer tu apetito y salpicar tu sudor. Tú nunca renuncies. Aunque se te pelen las patas y tropieces con un tocón, levántate para perseguirme. Imagina lo deliciosa que es mi carne. Imagina el sabor del botín que consigues después de tres días de hambre. Mi carne es sumamente exquisita. Un monte de invierno. Todo está cubierto de nieve. Nos encontramos absolutamente solos. Huyo. Tú persígueme. Seguramente me capturarás. Llorando río, lloro riendo, y dentro de poco me alcanzas. Te lanzas contra mí. Tus brazos tibios. Tus palpitaciones violentas. Tu sudor rebosando. Tu aliento me toca
las orejas. Esperaba este momento, siempre, desde hace mil años. Tú muérdeme el cuello con todas tus fuerzas. Ése es mi punto débil. Mi pelo blanco flota en el aire. Mi sangre roja se derrama, para manchar la nieve. Siento el cielo cerca. Mis dos pupilas reflejan el arcoíris, y expiro con una sonrisa irónica. Esperaba este momento. Siempre.
.
Toshiko Hirata