El proyecto DIEZ

3 comentarios »

Los muy observadores tal vez se hayan fijado en un nuevo enlace que aparece en la columna de la derecha, bajo el epígrafe “Cosecha propia”. Se trata de una idea reciente que he bautizado como Proyecto Diez. Es una idea que se quiere colectiva y que, en cierto modo, de algo tan colectivo como una conversación nace. Les cuento.

Todo empezó en una conversación en la arepera “La Carajita” de La Laguna,con Miguel Angel, y la intervención posterior del poeta uruguayo Germán Machado.

¿Cual es la idea del Proyecto Diez? El proyecto Diez gira alrededor de la décima, que es una estrofa fronteriza a varios niveles: de origen culto -A partir del la “inventada” por el poeta andaluz Vicente Espinel, -de ahí lo de “décima espinela”, frecuentada por los grandes poetas del Siglo de Oro- y encarnadura popular, utilizada por gentes de todas partes para cantar sus avatares personales y colectivos; desarrollada y mantenida como una tradición viva en tierras de frontera: Canarias, Cuba, Venezuela, Chile, Uruguay…

Surgida del poeta individual, la décima es rápidamente recogida por la memoria colectiva cuando lo merece, y su producción, en esas alucinantes retahilas de repentistas, se convierte también en festejo popular.

Y, que me pierdo, ¿cual es la idea del proyecto Diez? Sé que por Islas en la Red pasan poetas de acá y de allá, y se me ocurrió que entre tod@s podríamos generar una retahila electrónica de décimas de esta primera década del 2000, ver qué podría surgir de una propuesta de este tipo.

Y para que se vea que no me escondo, arranco este proyecto con unas tiradas de décimas compuestas en estas últimas semanas (muy lejos estoy yo, ay, de ser capaz de dispararlas al aire sobre la marcha como un repentista) y las que nos regaló Germán Machado, culpable también, en cierto modo, de esta ocurrencia. Verán que respeto el formato clásico de la décima. Tiempo habrá de darle la vuelta, hackearlo, o, por otra parte: ¿quien empieza?

¿Como lo hacemos? Cuelguen sus décimas en los comentarios de Proyecto Diez, que yo las subo a la bitácora… a ver hasta donde llegamos… :)

ACTUALIZACIÓN
: Ya hay en dos nuevas décimas de Germán Machado en Proyecto Diez. Venga, anímense.

En Marzo, en Sevilla

Sin comentarios »

El Circo de La Palabra Itinerante abrirá el Festival Internacional de Palabra y Música Spoken Words, en el que comparten cartel con elementos como Richard Hell (oh, aquellos voidoids) y Jello Biafra (el de los Dead Kennedys)… Uf. Para no perdérselo.

El enlace oficial con el evento y su programa.

Y aquí El Circo de La palabra Itinerante, que tuvimos la suerte de disfrutar en La Laguna en Noviembre

Publicidad


Me gustó, semana 4-2006

Sin comentarios »

La cosecha semanal…

El mundo del trabajo necesita globalizarse por Alberto José Robles

La interesantísima iniciativa open citatum

Y en linea con los valores de la devolución: Libertad musical.

Y, cerrando: El diseño social: de la Volksempfänger al ordenador de 100 dólares de Javier Cañada, descubierto gracias Divergencias.

Vuelven los 80…

2 comentarios »

Va a acabar resultando que sí. No sólo hay que volver a aguantar a Mecano, lo que ya resultaba duro con veinte años con cuarenta es insufrible, sobre todo cuando ves a tus coleguitas de la época, exafterpunks fans de Ian Curtis, con una lagrimita en la esquina del ojo mientras oyen aquello de “allí me colé” (Oh, we were so young…)

Pero lo que no me esperaba (pobre iluso) era la vuelta del Sr. Tejero,. a quien debo una de las noches más intensas de mi vida, allá por el 23 de febrero de 1981.

En fin, que en cualquier momento reaparecen los calentadores y los cardados de pelo ¡qué horror!

Aquí les dejo esta viñeta del amigo stralunato, miembro de ciberpunk.net y un creativo de lujo.

La presentación

5 comentarios »

Ayer fue la presentación de Lengua de signos en el Club Prensa Canaria de Las Palmas de Gran Canaria. Fue un ratito dulce, rodeado de gente magnífica:de Daniel, Ernesto, Jose, Elena, Marcos,Gloria…de presencias ilustres, como Juan Jiménez, mi pobre hijo que se quedó medio dormido… Las tapas y las cervezas posteriores fueron muy gratas, también. Me faltó gente, mis amigos del triángulo del arte, Quique, la familia ciberpunk… pero, claro, ese es uno de los inconvenientes de vivir a 2000 kilómetros llenitos de agua. Habrá oportunidades para esos encuentros. Seguro.

Hubo una anécdota divertida, que me gustaría reseñar, porque tiene su significado. Un poco antes de empezar la presentación, apareció por allí un comando, con su cámara y todo, de la televisión canaria. Sonaba extraño, porque no suele ser habitual su presencia en este tipo de actos, pero se aclaró enseguida: pensaron que el acto tenía algo que ver con la lengua de signos que hablan las personas sordomudas… y eso no estaba traído por los pelos. De hecho, el título de la obra se me vino a la cabeza en un tiempo en que, por motivos profesionales, andaba implicado en temas relacionados con la discapacidad. Una de las cosas que en esos tiempos me impactaron fue ver una conversación en lengua de signos entre dos personas sordomudas. Se mueven, gesticulan, ponen todos los músculos de su cuerpo en función del esfuerzo comunicativo. Saben que comunicarse es muy difícil. Los demás, los que no sufrimos esa discapacidad, pensamos, ilusos, que comunicarse, expresarse es sencillo: las cositas claras y el chocolate espeso, decimos, como si las cosas fueran tan sencillas, como si las palabras no estuvieran llenas de sentidos ocultos, de trampas. Toda lengua es lengua de signos finalmente, y los signos se escapan, tienen vida propia; tratar de atraparlos y de llevarlos a nuestro redil es muy difícil, a veces doloroso…

Bien, que ayer lo pasé estupendamente y quería compartirlo, en la medida en que nuestra común lengua de signos nos permite, con ustedes.

Una referencia al acto en La Opinión.

Y otra en La Provincia-Diario de Las Palmas.

Me gustó, semana 3, 2006

2 comentarios »

Aquí están los post, webs, qué se yo, que destaco de esta semana que acaba:

Niños soldados en Guantánamo, en Stralunato

La bitácora descubrimiento de la semana: Diario de Lecturas de Vicente Luis Mora, en particular la entrada Pequeña antología postmodernista,a no perderse el debate que genera en sus comentarios…
He had a dream, en la bitácora de Arnauh Fuentes. Presten atención, y entenderán porqué algunos andamos tan preocupados con la expansión disparatada del concepto de “propiedad intelectual”.

Liberia: retos de acero para una “Dama de hierro”, de Oscar Mateos, encontrada gracias a Libro de Notas.

Y un poquito de bricolaje para terminar: utilidades para una USB drive, en Denken Huber.

No se pierdan ninguno…

La presentación de Lengua de Signos

3 comentarios »

Pues sí, la presentación de mi último libro, Lengua de signos, ya tiene lugar fecha y hora, a saber:

Lugar: Club Prensa Canaria de Las Palmas de Gran Canaria, C/ León y Castillo nº 39.
Fecha: el próximo martes, 24 de enero.
Hora: las 19.30

Participarán en la presentación el director de la colección Atlántica de poesía, de la editorial Ediciones Idea, Ernesto Suárez, el crítico Daniel Barreto, y yo mismo (con mi mecanismo)

Ya saben, están más que invitados/as…

Lengua de signos, el libro

Dialecto

7 comentarios »

Hace poquito, un lector muy querido de este sitio me llamó la atención sobre una palabra que utilicé en una de las últimas entradas del año pasado. Se trataba de “aberrunta”, que vendría de “aberruntar”. Aberruntar ( y “abarruntar”, y la más moderna “barrunto”que también aparece) es un arcaísmo presente en el lenguaje campesino isleño, utilizada para referirise a la supuesta capacidad de “adelantar el futuro”, de ver lo porvenir, que tenían las viejas sanadoras y santiguadoras canarias. Se me cuelan en ocasiones expresiones de este tipo en mis textos. A veces es adrede y otras no, otras, simplemente, aparecen porque forman parte de mi habla habitual.

La variante dialectal canaria del español es muy interesante, porque las islas se configuraron como un espacio a medio camino entre el español “de escuela sevillana” y el que se habla (con sus múltiples variantes) en Latinoamérica, cuya características más común es el seseo. En ese viaje de ida y vuelta, Canarias está justo en el “centro” de ambos recorridos. Canarias, tierra de conquista y colonización, vivió un período en el que convivieron sobre el mismo terreno la lengua aborigen (presente en la toponimia y en expresiones relacionadas con el pastoreo fundamentalmente), con el castellano “andaluzoccidental” (de donde venían la mayor parte de los colonos), con la inicial presencia normanda (ah, aquellos nombres de las Islas de las primeras crónicas, casi salidos de una novela de caballerías: Lanzarote, Nivaria, Herbania, Tamarán…) en las islas de señorío (Las islas Canarias se dividían en islas de señorío: Fuerteventura, Lanzarote, La Gomera y el Hierro, cuya administración correspondía a nobles, y que son las que fueron conquistadas inicialmente, e islas de realengo -Gran Canaria, Tenerife y La Palma- cuya conquista fue realizada por la Corona de Castilla, sin intermediarios, y de ella dependían diurectamente), con el portugués (hubo una importante presencia portuguesa en un tiempo en que estuvo en duda la soberanía de las Islas), con las lenguas de los esclavos traídos de Berbería… Manuel Torres Stinga describe breve pero intensamente ese período en su opúsculo “Nuestro léxico diferencial”. A ese magma inicial hay que añadir después todas las palabras que vinieron de América a través de los fuertes procesos migratorios de los isleños hacia sitios tan variados como San Antonio de Tejas, Montevideo, y, principalmente, Cuba y Venezuela.

Del dialecto isleño hay varias palabras, identificadas como portuguesismos que me son especialmente queridas, “magua”, por ejemplo, que viene a significar pena o nostalgia, dolor de ausencia, en un sentido muy cercano a la “saudade” gallega; “desinquieto” para decir inquieto, nervioso. Esta es una palabra que, de algún modo refuerza expresivamente la inquietud que refiere, al introducir esa especie de contradicción en su propio término que el sufijo “des” incorpora… y una de mis favoritas “desalado”: uno está desalado cuando está muy nervioso o asustado por algo: “ese médico me tiene desalada, no me dice claro qué es lo que tengo”. Fíjense bien en la palabra… desalado, a quien han arrancado las alas, y no puede moverse, volar, o también, a quien le han dejado sin sal, elemento básico para la vida… es un hallazgo expresivo popular esta palabra.

Torres Stinga no habla en su breve texto de la fuerte influencia de la presencia inglesa en Canarias durante el siglo XIX y primeras décadas del XX, que hizo que el cuchillo tradicional de aparcero isleño se llame “naife” o que al embudo en Canarias se le diga “fonil”

Recorridos de ida y vuelta, trazos de la canción del mundo que las palabras van dejando por donde pasan, vientos que las barreras no pueden sujetar.

Dos rápidas reflexiones…

6 comentarios »

… sobre mi entrada anterior y el año que empieza. La primera: hay que ver la cantidad de veces que aparece en mi entrada anterior la palabra emigrante o sus alrededores (de Canarias a Cuba, de Argentina a Canarias, de Siria a Canarias…). La cuestión es que desde que el primer homo sapiens echó a caminar desde “aquel bolsón de la sabana africana” que decía Chatwin, el ser humano non ha hecho otra cosa que moverse, migrar.

La otra, viendo el concierto de año nuevo de la Filarmónica de Viena (costumbres heredadas…). Creo que sería interesante que un año de estos, mientras suenan los fabulosos valses y marchas de los Strauss, se interlacaran imágenes de la época en que fueron compuestos, época de las primeras huelgas en las incipientes industrias,de la Comuna de París, de la creación de la I Internacional, de cómo se vivía en los alrededores de las ciudades de la época, de los talleres… básicamente, para evitar el riesgo de pensar que alguna vez existió un idílico tiempo en el que todos éramos blancos, bailábamos dulces valses, de estricta etiqueta los caballeros y las damas con deslumbrantes vestidos de gasa. Ese tiempo no existió, o existió solo para unos muy pocos y por eso desapareció. Disfrutemos de la música y de la magnífica orquesta, pero no alimentemos fantasías alrededor de edades de oro inexistentes.

Dos boberías, posiblemente, pero tenía ganas de decirlas.

Arrancando

4 comentarios »

Bueno, pues tras estos días, que cualquiera que tenga hijos pequeños ya sabe a qué los he dedicado :) , arrancamos el año con una entrada un poco batiburrilla, un post algo miscelaneo, en el que se acumulan cosas de estos días que quería comentar. Vamos a ello:

La primera, el mismo día 31 murió Indio Naborí, de “verdadero” nombre, Jesús Orta Ruiz, poeta cubano, descendiente de emigrantes canarios, especialmente popular por su extraordinaria capacidad como repentista, protagonista de la “controversia del siglo del verso improvisado“, con Angel Valiente, que fue un acontecimiento poético-popular irrepetible, que se desarrolló en esa forma poética de origen culto y carnadura popular que es la décima. Indio Naborí era un poeta sin red, un repentista, pero también era capaz de manejarse en otros tonos más innovadores. Es muy interesante echar un ojo a la polémica que en tiempos, de arranque revolucionario en Cuba, tuvo, tal vez sin querer, con algunos jóvenes poetas de la época. Murio de viejo y en paz, lo que está bien.

Segunda, el día cinco por la noche actuaron en Las Palmas Bersuit, uno de los grupos de referencia del rock argentino (esto es, del mejor rock en castellano), a falta de otra referencia, el grupo al que Andrés Calamaro pidió que le ayudaran en su vuelta a los escenarios, que ha quedado reflejado en el disco “El regreso”. Me hubiera encantado ir, pero el día 5 de enero por la noche yo estaba de paje de los Reyes Magos y no podía ser. Venía esto a cuento de que gracias a los carteles del concierto descubrí la web Argentinos en Canarias, y le he echado un vistazo. Es una web un poco demasiado “amateur” en cuanto a diseño, pero que rebosa vida y permite ver por donde se mueve esta importante comunidad de inmigrantes en el Archipiélago y más allá. Un ejemplo de como la Red articula redes sociales de afinidad, que, en este caso, pueden ser de gran ayuda para los inmigrantes.

Y hablando de emigración, tomar nota de la conversióna la Red de la interesante revista isleña Ruta Archipiélago. De su último número, destacar el artículo “Los jarandinos”, de José Abu-Tarbush, que recoge la peculiar historia de la pequeña rama de la “emigración turca” que vino a asentarse a estas costas insulares a principios del siglo XX. Esta “emigración turca” (realmente árabe) tuvo como primer destino América Latina, y algunos de sus descendientes prospereron hasta llegara presidentes, como Abdalá Bucaram o el muy famoso Carlos Ménem, y en Canarias se dedicaron fundamentalmente al comercio, integrándose sin grandes dificultades en la sociedad isleña.

No pude evitar acordarme en estos días de los amargas fiestas para las y los trabajadores de SEAT, víctimas de un expediente de regulación de empleo, convertido en una herramienta de limpieza sindical, con el beneplácito de las organizacions sindicales “representativas”.

Y hoy (ayer no quise saber de nada) me enteré de las opiniones del Sr. Mena, del que espero pueda seguir ejerciendo su derecho constutucional a la libertad de expresión, adecuadamente vestido para ello, esto es, sin uniforme, lo antes posible. Sobre todo sin uniforme.

En fin, arranca 2006. Vamos pa`llá.