IDENTIKIT

La estupenda revista peruana de clara vocación transnacional, Vallejo & Company, ha publicado hace poco, dentro de su serie de libros electrónicos dedicados a las jóvenes escrituras, una “muestra de poesía española reciente” bajo este peculiar título: IDENTIKIT, en la que su antólogo, el poeta también Rafael José Díaz, recoge doce autores (con mayoría de autoras, lo que, de hecho, responde a la realidad  de la poesía española actual) con la idea de mostrar un panorama lo más representativo posible de las tendencias de la poesía joven (menor de 35 años) en España. La limitación inicial del proyecto a doce nombres ha debido ser un reto muy complicado, y no le arriendo la ganancia a Rafael José, que ya señala en su introducción que ha dejado fuera de esta selección a al menos doce poetas de la misma categoría de los seleccionados. Hay que ser valiente para asumir semejante tarea, cuando uno interviene en el egomundo poético nacional, pero Rafael José, desde su condición periférica (no residente en los centros de “poder” literario), le ha echado el valor suficiente. La ausencia de recepción o debate  que ha seguido a la publicación de IDENTIKIT puede deberse a su condición de libro digital y, por tanto, para mucho retrasado, de menor categoría y merecedor de menor atención que un tomo con sus tapas y su buen lomo, o a ese silencio que se sigue usando como arma de devastación masiva cuando no nos gusta el sesgo de una selección como la presente.

No tengo yo perspectiva para decir cuanto acierta o cuanto falla, cuanto puede haber de objetivo y cuanto de sesgado en la selección de autores, porque estoy muy lejos de tener una visión ni medio válida sobre lo que se está escribiendo por parte de poetas jóvenes en España. De los autores seleccionados sólo conocía poemas de cuatro antes de leer IDENTIKIT, pero eso no significa realmente nada, como ya digo, y algunos de las y los poetas que no conocía se me han convertido en nombres a quien seguir la pista. Eso creo yo que debe ser uno de los objetivos de una muestra de este tipo.

Tras leer IDENTIKIT, me ha parecido percibir una serie de rasgos comunes en las y los poetas seleccionados, que no sé hasta qué punto serían extensibles al total de esta promoción: una, como decirlo, vocación de estilo, que en ocasiones conduce a cierto (entiendan que uso estas palabras con una especie de entrecomillado permanente y a falta de otras mejores) nuevo barroquismo, así como un amor por el poema extenso, lo cual, hasta cierto punto podemos ver como una novedad respecto a promociones anteriores. Todo ello, tal vez, como reacción ante la ola de lo que en otra entrada  llamamos, siguiendo a Germán Machado, poesía memética dirigida a un público postadolescente, escrita por autores de su misma quinta. Una manera de marcar la raya.

Echenle una lectura, tengo que decir que el formato basado en Flash que utiliza Vallejo & Co. para sus publicaciones me resulta personalmente incómodo, y les animaría a que investigasen alternativas, pero eso no es excusa. La labor de esta revista es digna de todo elogio, nos deja ver qué se está escribiendo en las diferentes orillas del idioma, y posiblemente sea el único espacio online transnacional verdaderamente activo de la poesía en español.

identikit

Un día como hoy

Día Internacional de los Museos, celebramos en 2007 una fiesta de maridaje de poesía y ciencia, como manifestaciones del común espíritu humano en el Museo de la Ciencia y el Cosmos de La Laguna, y de ahí surgió Ruido o Luz.  Como decía aquel manifiesto de Gaceta de Arte: “Museo no es mausoleo. Museo es feria de la inteligencia”. 

E, inevitablemente, aquí va un par de poemas de los que se leyó aquella noche:

la luz nos oculta la luz

para ver

hacemos uso de lo oscuro

(N 28º 45’, O 17º 53’)

Durante el invierno navegan de norte a sur
se las avista en el pacífico
en su mar de crianza

a las yubartas
a las grandes ballenas

para el verano habrán recorrido más de
4000 kilómetros de su océano
esta vez hacia el norte

y llegan

surcan el mar incansables
aunque haya veces
que sólo se dejen flotar
y que las corrientes las porten

-kilómetros flotando

las yubartas saltan fuera del agua

-40 toneladas 12
metros desde las aletas
a su cabeza

y cuando caen
su golpear en las olas se oye estruendoso
aun allá de la lejanía

¿mirarán al cielo cuando saltan?

y si lo hicieran ¿cuál serían
esas estrellas con las que se guiaran?

y si aun desde el océano y sin necesidad
de su salto se orientasen con aquellas estrellas
¿qué nombres les dieran?

las yubartas cantan

pero nada se sabe de ese canto suyo
desconocido
salvo que cantan acaso
para que alguien sepa

quiénes fueron
o hacía dónde van

(S 51º49′ E 71º48′)

 

Dos poemas de Ángel Mollá

A cuenta de la noticia de la reciente desaparición de Juan Pedro Castañeda,  que me trajo a la memoria la promoción de poetas jóvenes de los 70 en Canarias, me tuve que poner a trastear en mis estantes y encontré algunas de las revistas de la época que guardo con mucho cariño, porque fueron capturas de mis primeras expediciones buscando poesía más allá de lo ofertado en los programas del BUP. Y en una de ellas volví a dar con un puñado de poemas que en su momento recuerdo que me llamaron mucho la atención, del poeta Ángel Mollá.

Mollá fue amigo muy cercano de Félix Francisco Casanova, y se mueve en ese movimiento de aproximación entre poesía y rock con la que experimentaron entonces -bastante antes, creo, que en otros pagos- ese grupo de poetas jóvenes isleños  a mediados-finales de los años 70.

Pocos rastros de la poesía de Ángel Mollá parecen haber quedado y a apenas algunas referencias puntuales se pueden encontrar en internet. Aquí van un par de los que publicó como “Poemas inéditos 1974-76” en la revista de un sólo número “Teresa en el balneario”. Lean ustedes.

He conocido personas
cuyas palabras
brotaban como la cerveza
de una lata recién abierta
y en ellas había fluidez
y frescura
e incluso ese poco
de efímero y amargo
que te obliga a tomarlas
en ese mismo momento.

SAVONAROLA

era virgen e intransigente,
no se le conocía error,
ni amante ni debilidad
(siquiera deliberada).
Solia huir de su lecho
justo antes del amanecer
con la finalidad de que
el pobre edredón
estuviera ya frío con el sol
y éste pudiera calentarlo
más dignamente.
Amaba a los enfermos
y a las viudas
sin miedo a la sífilis.
Estimaba la discreción
como lo que era en su tiempo:
un factor con el que contar.
Y sin embargo
murió quemado vivo
por sus propios cabos sueltos.

OHRROHRRR

Cuando empecé a sumergirme en la lectura de poesía más allá de lo que me habían suministrado los libros de texto del bachillerato, uno de mis primeros descubrimientos en los estantes de poesía, no muy grandes pero sí muy profundos, de la librería Lemus de La Laguna, fue un libro de extraño nombre, OHRROHRRR, del poeta isleño Juan Pedro Castañeda, en una de esas preciosas ediciones de ED. Nuestro Arte, que sostenían Pedro González (pintor y más tarde alcalde de La Laguna) y Antonio Vizcaya. El libro había obtenido el, en aquel entonces prestigioso, premio Julio Tovar de poesía de 1976. Este premio siempre apostaba por escrituras diferentes e innovadoras, un un par de años antes lo habían obtenido Félix Francisco Casanova y José Kozer.

Se trata de un libro que aún suena más moderno que mucho de lo que se escribe y publica actualmente. releerlo me hace pensar en el potente grupo de poetas que funcionaba por las islas a medidados y finales de los 70. Gente como el propio Castañeda, el joven Casanova, Angel Mollá, Miguel Martinón, Dulce Díaz Marrero… Apenas llegué a tratar con la mayoría de ellos, pero a través de sus publicaciones fueron una influencia notable para quienes en aquel momento empezábamos a escribir en Canarias.

Mi amigo Ernesto nos avisa de que ayer murió Juan Pedro Castañeda, en su memoria este par de poemas de OHRROHRRR.

AL POETA

ME GUSTARÍA METERLE UN TIRO
(si tuviera agallas para matar una mosca)
y luego soplar la punta del cañón
si no fuera porque está más que demostrado
que un día de estos morirá de asco
con la cabecita bajo el ala.

…..

UNA ARAÑA CAMINA POR MI MESA.
Contemplo su torpeza. Indiferente
y sin pensarlo
la aplasto dos veces.

“¿Qué? ¿vale?”
le pregunto a mi lado magnífico.
Pudiera ser, contesta muy digno,
pero yo en tu lugar no lo contaría.

Lo que hicieron los alumnos del IES Lucas Martín Espino

de Icod de los Vinos, Tenerife, alrededor de su lectura de Tecno Pop, para el III Congreso de Jóvenes Lectores de Santa Cruz de Tenerife. No puedo estar más agradecido a los pibes y pibas participantes, que han accedido a que cuelgue sus trabajo aquí y a su profesora y empuje, Cármen González-Monje, que un viernes a las 8 de la noche estaba enviándome todo esto. Gracias de todo corazón.

Regalo desde Vic

… y llegué yo a mi casa el jueves tras un día muy especial en Santa Cruz de Tenerife, y para hacerlo aún más completo si fuera posible, en casa me esperaba un paquete que venía de Vic, donde el poeta amigo Germán Machado lleva un tiempo asentado como animoso librero orientado a la literatura infantil.

En el paquete un libro de artista precioso, SEPARACIONES MÍNIMAS, con poemas de Germán y dibujos de Matías Acosta.

A ver si soy capaz de describírselo: un libro de color arena, encuadernado con hilo granate (encuadernación japonesa, me dice mi hijo Óscar. En su interior, los poemas escritos sobre unas láminas de fino acetato traslúcido, que deja ver los dibujos preparados para cada uno por Acosta.

Ambos, poemas y dibujos, son de una enigmática sencillez, sólo aparente, que te deja detenido ante cada página. Germán trabaja desde las separaciones mínimas entre palabras:  sobrio/brioso,  bajo/tajo,  vasto/ basto,  follar/fallar …y en esos resquicios en los que una mera letra cambiante transtorna los sentidos, Germán pone sus poemas breves y afilados.

Poemas + dibujos como estos:

german 2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Germán no es un poeta muy prolífico, no tiene afán por llenar espacios o posicionarse, es un poeta de referencia.

 

GRACIAS!!!!

Un GRACIAS muy grande es lo único que puede salir de mi boca tras un día como el de ayer en el Congreso de Jóvenes Lectores de Santa Cruz de Tenerife, un evento en el que quienes escribimos tenemos un papel, pero el protagonismo es de los pibes y pibas que leen, reflexionan y crean sobre lo leído una gran variedad de cosas: vídeos, arte gráfica, poemas, pensamiento…  Yo en particular le tengo que dar esas enormes gracias al alumnado participante de los IES San Matías, Lucas Martín Espino y Puntagorda, y a sus equipos docentes. Cuando ves a los alumnos y a los docentes de los institutos públicos te das cuenta de cuanto bocazas hay suelto, hablando de lo que no sabe. De como solucionar el paro, mejorar la educación y de fútbol, todo el mundo entiende en España y tiene una solución que de un golpe lo arregla todo. Y ante eso está el trabajo hormiguita, no de un golpe, sino al golpito, afrontando los retos cotidianos y las incomprensiones. Lo dicho, mil gracias otra vez por un día tan emocionalmente intenso, tan enriquecedor.

Me han dicho que me irán pasando materiales del evento, y ya lo iré compartiendo aquí.

IMG-20160420-WA0018

IMG-20160420-WA0019

IMG-20160420-WA0024

 

Manifiesto

Mientras hay quien ofrece la conquista de los cielos (sin recordar, de paso, que la conquista es, ante todo, una operación de carácter militar) otras personas están trabajando por construir, aquí y ahora,  vidas interesantes, ricas, compartidas y en este sentido orientadas en la recuperación del sentido -tantas veces pervertido-de las palabras: abundanciacomunidad, trabajo, compartir.

En su momento fue un honor poder aportar cosas al Documento Tamarán del colectivo ciberpunk hispano, a ver si consigo tener algo serio decir en esta ocasión. Todo un reto, que hago extensivo a ustedes. Lean el Manifiesto Comunero, piensen (piensen de verdad, reflexionemos), aporten.

Aleatorio 36: Un aleatorio extenso sobre extensas antologías

En alrededor de un año se han publicado tres extensas antologías de poesía disidente, comprometida y / o fugitiva (Ey, salgo en una, no empiecen a acusarme de resentido y demás epítetos de destrucción masiva), todas ellas acogiendo poetas y poemas de actitud y /o (muchos “y/o”, ya lo sé) contenido social, radical y demás adjetivos. Cuanto (y cuanta) poeta en lucha (son antologías tipo ómnibus, de entre 50 y 80 poetas más o menos), cuantos buenos y combativos sentimientos han brotado a a raíz de la presente crisis económica y social (y de la explosión de la microburbuja de premios, fundaciones, obras sociales y culturales de  cajas de ahorro y diputaciones, permítanme la maldad). Supongo que es normal y sano (una señal de vitalidad) siempre que se eviten dos riesgos mortales: el de la representación y el de la banalización. Respecto al riesgo de la representación me quedo con lo que ya hace años dejó dicho Enrique Falcón: “Debería inquietarnos el hecho de que pueda decirse de nosotros que elevamos la voz de los que viven en las cunetas de la historia. Nuestra voz es nuestra voz. Si no, no hay esperanza”; y en lo que se refiere al de la banalización, se trata del que supone producir  poemas bienintencionados sin potencia poética efectiva, esa que, como indicaba David Eloy Rodríguez, se pierde cuando el poema “se agota en la codificación y que, por ello, deja muy poco margen para la lectura”, y que acaben siendo como las peticiones de Change.org:  algo que lees en diagonal, das a “me gusta” o a “firma aquí”, para sentirte en mejor posición en la pirámide  de la superioridad moral y a otra cosa mariposa. Sugiero tener mucho ojo con estos dos riesgos, y parafraseando a los viejos Siniestro Total, déjenme terminar con una broma: Cuanto poeta y yo que viejo.

Aquí un ejercicio de memoria que viene al caso, escrito en 2011.